Oct 212010
 
“La ciencia es el misticismo de los hechos;
la verdad es que nadie sabe nada.”
Leonid Andréiev (1871-1919) Escritor ruso.

 

Ácido Desoxirribonucléico, molecula más larga incluso que su propio nombre

DOCTOR, MI deseo sexual ha desaparecido por completo. ¿Podría recetarme algo que me hiciera sentirme más atraída por mi marido, más incluso que en los “mejores tiempos”?

-No se preocupe aunque, más que prescribirle un fármaco, vamos a hacer otra cosa. La terapia génica se ha erigido como la solución más eficaz de casi todas las enfermedades de nuestro tiempo. Desde mediados del siglo XXI se ha conseguido aislar los genes capaces de sintetizar proteínas, fabricar determinada hormona o, por ejemplo, inhibir la producción cualquier sustancia perjudicial para nuestra salud.

-Pero, todo el mundo sabe que el ADN es demasiado largo y nuestra existencia demasiado corta. Disculpe mi ignorancia a pesar de que, casualmente, he leído mucho sobre ello en los últimos tiempos por temas de trabajo. Dígame: ¿cómo consiguen secuenciar un fragmento de código genético, que luego produzca una determinada sustancia, si dicho fragmento requiere de miles de nucleótidos para ser funcional?

-Vaya, pues sí que ha estudiado y asimilado, al menos, los conceptos clave. Me congratulo de ello y entiendo sus dudas. Le explico: no se crea que vamos uniendo dos a dos los miles o millones de bases nitrogenadas que conforman un gen. Gracias al los sucesivos proyectos Genoma se consiguió cartografiar con exactitud el mapa genético, y lo más importante, su funcionalidad. Lo hicimos del cuerpo humano y de buena parte de las especies conocidas.

-¿Quiere decir que lo que inoculan en los pacientes son fragmentos enteros de ADN de ser humano, correspondientes a un determinado gen que está defectuoso, del que carece el paciente o que, sencillamente, quieran modificar?

SÍ, ALGO así. Pero no solo insertamos secuencias genéticas de seres humanos en los pacientes. El código genético es universal, por lo que cualquier especie conocida, animal o vegetal, posee el mismo tipo de ADN. Por ejemplo. Hace unas décadas se consiguió aislar el gen que originaba que los quelonios, las tortugas, fueran tan longevas. Hoy por hoy, este gen, combinado con otros muchos factores que harían demasiado larga mi explicación, constituyen unos de los baluartes más importantes en la lucha contra la muerte, en el aumento de expectativa de vida en la especie humana.

-¡Es increíble! ¿No nos saldrá un caparazón al inocularnos los genes de tortuga? Ja ja ja.

-Ja, ja. No. No se preocupe. Ya le digo que solo se interponen en el ADN del paciente los genes que realizan una tarea específica. Por ejemplo, profesionales o deportistas cuya actividad exige una gran agilidad pueden beneficiarse de los milagros que hoy en día les brinda la ciencia. Hablo de una terapia génica con fragmentos de ADN de felino. Los pacientes, una vez han sintetizado la sustancia (producida por el nuevo gen) que modifica la estructura celular de sus músculos y de las fibras que las componen, son capaces de realizar saltos y acrobacias increíbles. Pero ello no quiere decir que ahora posean unos largos bigotes y arañen.

-Ja, ja. Ya comprendo. Bueno, doctor me ha convencido. Estoy en sus manos…

* * *

DOCTOR, ¿SABE quién soy?

-Sí, sí, pase por favor. ¿Cómo le está yendo su terapia génica?

-Pues creo que muy bien. Lo cierto es que estoy muy contenta aunque… algo desconcertada. Tengo que preguntarle algo. ¿Es posible que se produzca algún error al aislar los genes que luego se insertan en el paciente, e inadvertidamente se tome una muestra de ADN, más larga de lo necesaria, y por lo tanto algún gen vecino del requerido para la terapia?

-Ummmh. No es nada común. Es muy difícil que suceda, aunque no imposible. Bueno, ¿qué ocurre? ¿No se ha visto considerablemente aumentado su deseo sexual?

LA VERDAD es que sí. Sin embargo no sé si lo que me ocurre es perfectamente normal. Dígame doctor, sabe de qué especie animal proceden los genes que me inoculó-

-Eso es lo de menos pero…a ver…, déjeme comprobarlo en su informe. Ajá…sí, aquí está: de mantis religiosa.

-Ummh…todo encaja. Se lo pregunto porque el otro día, después de hacer el amor con mi marido con una energía inusitada,…, ¡lo maté y me lo empecé a comer! Por cierto, ¿sabe usted que esa bata verde le hace un trasero muy bonito?

.

© Raymond Gali, 2 de marzo de 1994.  Relato cedido por la revista Tiempos Futuros Future Times.
.
 
Safe Creative #1103160018607
.

MÁS EN

LogoTwitter150x75Raymond Gali en Facebook

GRACIAS POR TUS COMENTARIOS

Content Protected Using Blog Protector By: PcDrome.