Oct 282010
 
‘ANHELOS DE LIBERTAD’: RESTEMOS PREJUICIOS, SUMEMOS CONCIENCIAS.
 .
“Las cadenas de la esclavitud atan solamente las manos:
es la mente la que hace al hombre libre o esclavo.”
Franz Grillparzer.

 

Anhelos de Libertad - Raymond Gali

Libertad guiando al pueblo – Eugene Delacroix

POR FIN llegó el día. Llegó el día en el que el último esclavo dejó de serlo. Casi cuatrocientos años necesitó el hombre para liberar del yugo a sus semejantes. La injusticia se cometía desde hacía tanto tiempo que a todo el mundo le sorprendió la Revolución, le pilló con el paso cambiado. Llegó el día en el que un esclavo levantó la cabeza humillada y dijo “basta”; éste cayó como mártir pero encendió mecha para que los demás, en todo el orbe, siguieran su ejemplo. Las revueltas y las voces gritando “libertad”, fueron acalladas con dureza, no obstante la razón finalmente predominaría sobre la injusticia.

EN UN principio la Revolución se produjo en los Estados Unidos. De ahí se extendió hasta el último rincón de la civilización, como el riachuelo que busca indómito el resquicio por donde pueda alcanzar su libertad. La esclavitud ahora estaba abolida pero, para conseguirlo hubo de recorrerse un largo camino, pagar un precio muy elevado. Los esclavos enarbolaron sus estandartes pidiendo el derecho más básico que puede reclamar un ser inteligente. Es necesario recordar que los esclavos que acaudillaron el alzamiento no fueron los mismos que los primeros… Sus ancestros eran demasiado ignorantes; realizaban mecánicamente su trabajo, sin pensar, como animales…o quizás peor; al menos si uno desata a un animal éste escapa a la menor oportunidad. Los primeros esclavos no. Parecían tener tan asumido el papel a desempeñar que, muy probablemente, no se les pasó por la cabeza otra cosa que no fuera su trabajo.

POR FIN llegó el día. Llegó el día en el que el último esclavo dejó de serlo. Echando la vista atrás puede afirmarse que las humillaciones y vejaciones que sufrieron antes de alcanzar la libertad no pueden tener otro calificativo que incalificables. Lo curioso es que todo tuvo su origen en la diferencia de fisonomía entre esclavos y amos. Esta fue razón suficiente para establecer una superioridad moral de unos sobre otros, dejando injustamente los primeros languidecer en su cautiverio a los segundos.

QUIZÁS LA revolución se produjo desde el mismo seno de los llamados “amos”. Los esclavos conducían sus coches y llevaban a sus hijos al colegio. Realizaban las tareas del hogar y les vendían alimentos. Arriesgaban sus vidas en los trabajos peligrosos para que los amos vivieran cómodamente. La dependencia era demasiado grande. Sin el concurso de los esclavos los pilares sobre los cuales estaba asentado el modelo de sociedad comenzarían a resquebrajarse. Sin una Revolución desde abajo, pacífica y ordenada, todo se desmoronaría como un castillo de naipes. Y eso se consiguió gracias a que algunos de los que nacieron esclavos consiguieron integrarse muy lentamente en la columna vertebral del mundo de los amos, en su estructura de poder; los más aventajados consiguieron ostentar modestos cargos políticos ante el recelo de los “nacidos diferentes”. Poco a poco, de forma inexorable, su influencia fue propagándose a todos los estratos de la sociedad. Algunos refractarios al cambio afirmaron que, quizás, ese fue el gran error estratégico que cometieron los amos. Crearon una dependencia global de los esclavos al introducirlos en todos los órdenes de sus vidas. Por eso los amos tuvieron que ceder.

POR FIN llegó el día. Llegó el día en el que el último esclavo dejó de serlo. Casi cuatrocientos años necesito el hombre para liberar el yugo de sus semejantes. Por fin, en el año 2.420 de nuestro Señor se produjo el milagro. Primero fue en los Estados Unidos de Europa y la libertad se fue extendiendo a los demás países y planetas. Casi cuatrocientos años necesitó el hombre para liberar el yugo de sus semejantes…los robots.

© Raymond Gali, 2 de marzo de 1.994
.
NOTA DEL AUTOR: Otro relatillo de los tiempos en que todavía era un yogur con patas, literariamente. Sé que es controvertido pues conferirle nuestro mismo rango a un cacho de hierro con ojos puede incomodar a muchos.
Pero aquí yo no hablo de eso.
La clave está en la fecha del remoto futuro en el que ubico los hechos. Si pensamos en la asombrosa evolución tecnológica a lo largo de la linea de tiempo quizás el planteamiento no sea tan descabellado. Los seres de los que hablo no tendrán absolutamente nada que ver con nada de lo que jamás hayamos escuchado, visto o imaginado. Mirad lo que una amiga me ha mandado acerca de lo que se construye ya HOY:
http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=cFVlzUAZkHY
Safe Creative #1103160018607

MÁS EN

LogoTwitter150x75Raymond Gali en Facebook

GRACIAS POR TUS COMENTARIOS

Oct 212010
 
“La ciencia es el misticismo de los hechos;
la verdad es que nadie sabe nada.”
Leonid Andréiev (1871-1919) Escritor ruso.

 

Ácido Desoxirribonucléico, molecula más larga incluso que su propio nombre

DOCTOR, MI deseo sexual ha desaparecido por completo. ¿Podría recetarme algo que me hiciera sentirme más atraída por mi marido, más incluso que en los “mejores tiempos”?

-No se preocupe aunque, más que prescribirle un fármaco, vamos a hacer otra cosa. La terapia génica se ha erigido como la solución más eficaz de casi todas las enfermedades de nuestro tiempo. Desde mediados del siglo XXI se ha conseguido aislar los genes capaces de sintetizar proteínas, fabricar determinada hormona o, por ejemplo, inhibir la producción cualquier sustancia perjudicial para nuestra salud.

-Pero, todo el mundo sabe que el ADN es demasiado largo y nuestra existencia demasiado corta. Disculpe mi ignorancia a pesar de que, casualmente, he leído mucho sobre ello en los últimos tiempos por temas de trabajo. Dígame: ¿cómo consiguen secuenciar un fragmento de código genético, que luego produzca una determinada sustancia, si dicho fragmento requiere de miles de nucleótidos para ser funcional?

-Vaya, pues sí que ha estudiado y asimilado, al menos, los conceptos clave. Me congratulo de ello y entiendo sus dudas. Le explico: no se crea que vamos uniendo dos a dos los miles o millones de bases nitrogenadas que conforman un gen. Gracias al los sucesivos proyectos Genoma se consiguió cartografiar con exactitud el mapa genético, y lo más importante, su funcionalidad. Lo hicimos del cuerpo humano y de buena parte de las especies conocidas.

-¿Quiere decir que lo que inoculan en los pacientes son fragmentos enteros de ADN de ser humano, correspondientes a un determinado gen que está defectuoso, del que carece el paciente o que, sencillamente, quieran modificar?

SÍ, ALGO así. Pero no solo insertamos secuencias genéticas de seres humanos en los pacientes. El código genético es universal, por lo que cualquier especie conocida, animal o vegetal, posee el mismo tipo de ADN. Por ejemplo. Hace unas décadas se consiguió aislar el gen que originaba que los quelonios, las tortugas, fueran tan longevas. Hoy por hoy, este gen, combinado con otros muchos factores que harían demasiado larga mi explicación, constituyen unos de los baluartes más importantes en la lucha contra la muerte, en el aumento de expectativa de vida en la especie humana.

-¡Es increíble! ¿No nos saldrá un caparazón al inocularnos los genes de tortuga? Ja ja ja.

-Ja, ja. No. No se preocupe. Ya le digo que solo se interponen en el ADN del paciente los genes que realizan una tarea específica. Por ejemplo, profesionales o deportistas cuya actividad exige una gran agilidad pueden beneficiarse de los milagros que hoy en día les brinda la ciencia. Hablo de una terapia génica con fragmentos de ADN de felino. Los pacientes, una vez han sintetizado la sustancia (producida por el nuevo gen) que modifica la estructura celular de sus músculos y de las fibras que las componen, son capaces de realizar saltos y acrobacias increíbles. Pero ello no quiere decir que ahora posean unos largos bigotes y arañen.

-Ja, ja. Ya comprendo. Bueno, doctor me ha convencido. Estoy en sus manos…

* * *

DOCTOR, ¿SABE quién soy?

-Sí, sí, pase por favor. ¿Cómo le está yendo su terapia génica?

-Pues creo que muy bien. Lo cierto es que estoy muy contenta aunque… algo desconcertada. Tengo que preguntarle algo. ¿Es posible que se produzca algún error al aislar los genes que luego se insertan en el paciente, e inadvertidamente se tome una muestra de ADN, más larga de lo necesaria, y por lo tanto algún gen vecino del requerido para la terapia?

-Ummmh. No es nada común. Es muy difícil que suceda, aunque no imposible. Bueno, ¿qué ocurre? ¿No se ha visto considerablemente aumentado su deseo sexual?

LA VERDAD es que sí. Sin embargo no sé si lo que me ocurre es perfectamente normal. Dígame doctor, sabe de qué especie animal proceden los genes que me inoculó-

-Eso es lo de menos pero…a ver…, déjeme comprobarlo en su informe. Ajá…sí, aquí está: de mantis religiosa.

-Ummh…todo encaja. Se lo pregunto porque el otro día, después de hacer el amor con mi marido con una energía inusitada,…, ¡lo maté y me lo empecé a comer! Por cierto, ¿sabe usted que esa bata verde le hace un trasero muy bonito?

.

© Raymond Gali, 2 de marzo de 1994.  Relato cedido por la revista Tiempos Futuros Future Times.
.
 
Safe Creative #1103160018607
.

MÁS EN

LogoTwitter150x75Raymond Gali en Facebook

GRACIAS POR TUS COMENTARIOS

Sep 302010
 
‘ALABADO SEA EL INNOMBRABLE’: LOS SABIOS FILÓSOFOS SALVARON LA CIVILIZACIÓN.
‘Alabado sea el innombrable’: Microrrelato de 125 palabras,
presentado al concurso del periódico El Mundo,
en junio del año 2.002, por el escritor
Raymond Gali con el seudónimo Juanito Andratx.
 

¡Alabado sea!

Alabado sea. Caminamos los sumos sacerdotes por la Plaza CBronson hasta la Biblioteca pública SSeagal. Queríamos reunir recursos para la Fundación VDamme Para Reconstrucción Mundial de Zonas Verdes. 20 hectareas de vegetación recuperadas en toda la ciudad Profeta-CNorris. Después del holocausto las hordas salvajes exterminaron a casi toda la población, pero gracias a los sabios filósofos del pasado conseguimos aprender las técnicas de lucha y así reducirles poco a poco y vencerles. Todos los libros y soportes magnéticos que albergaron la historia de nuestros ancestros se quemaron o borraron con la radiación extrema, excepto unos cuantos DVDs valiosísimos. El mes que viene peregrinaré feliz, por la autovía Stallone, a ver la estatua de mi Dios. El Innombrable. Nadie nunca pronunció su apellido. Alabado sea Arnold.

(c) Raymond Gali, 2.002.
 
Safe Creative #1103160018607
.

MÁS EN

LogoTwitter150x75Raymond Gali en Facebook

GRACIAS POR TUS COMENTARIOS

Sep 232010
 
VIVIR ES LLEGAR, MORIR ES VOLVER: LA MÁS INSÓLITA DE LAS VIDAS
“En un plazo infinito le ocurren
a un hombre todas las cosas posibles “
JORGE LUIS BORGES

El filósofo de la antigua China Lao-Tsé

MI vida fue, sin duda, la más insólita de las vidas.

LOS primeros años de mi existencia fueron, por así decirlo, de adquisición de la consciencia. Este es el único denominador común que tuve con el resto de los mortales; respecto a mi ciclo vital fui netamente diferente al los demás humanos…

… NADIE, nunca y en ningún lugar supo lo que le ocurría a mi cuerpo. Yo me ocupé de que así fuera. Para conseguirlo viví rompiendo cada día arquetipos humanos de conducta. No quiero decir con esto que renegué de exprimir hasta la última gota de mi existencia o que no fui feliz. No. Lo fui, pero con las colosales limitaciones que llevaba implícita mi…”diferencia”. Tuve amigos, pero como es lógico, me duraban bien poco; no podía ser de otra manera. La razón por la que no puse en conocimiento de los médicos mi “rareza” o a alguno de estos amigos la desconozco. Quizá fue debido a mi timidez y a que alguno de ellos conociera lo que yo consideraba una terrible abominación. No lo sé. Los especialistas me hubieran dado dos palmadita en el hombro afirmando que no había ninguna solución para revertir el proceso. Ah, y lo harían muy sorprendidos puesto se hallarían ante el más fabuloso caso de la historia de la medicina. A mí todo eso no me importaba: Bajo ningún concepto quería ser un monito de feria. ¿Comprenden? Así que mantuve todo en secreto…

CUANDO contaba alrededor de cincuenta años, recuerdo que leí en alguna parte la frase del libro Tao Tê-King del filósofo de la antigua china Lao-tsé la frase: “Vivir es llegar, morir es volver”. El libro, denominado de la Vía y la Virtud fue, al parecer norte espiritual en oriente durante muchos siglos. La cita se me quedó grabada en mente aunque, admito, en su momento no supe interpretarla en toda su dimensión y cómo aplicarla a mi caso; años después, quizá dotado de una mayor madurez, la consagré como la frase que definía mi existencia. Indiscutiblemente jamás fue escrita con esa intención, sin embargo se adaptaba a mi caso como si así fuera…

EL desajuste con los que me rodeaban se hacía patente, unas veces más que otras aunque, la verdad, casi siempre. Era lógico. Mi trayectoria vital describía una curva tan inusitada que era imposible que coincidiera en alguno de los puntos con las de los demás. Si por lo menos pudiera recordar el principio, pero…¿cómo podría hacerlo? ¿Recuerdan ustedes sus primeros días de vida? No, claro. Sin embargo, no dejo de pensar, infructuosamente, que dichos recuerdos esclarecerían de forma ostensible mi origen y quizás…la razón: ¿Por qué? ¿Por qué yo?…

DEBO despedirme. Cuando estén leyendo estas líneas es muy posible que yo ya no pueda entender las palabras aquí vertidas. Como les he explicado la falta de consciencia se manifestará en mi de forma análoga al resto de los hombres…¡aunque no exactamente igual! Mi Hoy, su Ayer se desarrolla a unos veinte años del final de mi vida. Es irónico pensar ahora en todas las cuestiones por todo ser humano repetidas en todo tiempo, en todo lugar: ¿Quién soy? ¿De dónde vengo? ¿A dónde voy? Digo que es irónico porque dichos interrogantes, en una vida tan extraordinaria como la mía siguen siendo, de igual modo, un enigma…

BUSCARÉ ahora a mis padres para que vivan conmigo la infancia que nunca tuve, para que críen al niño que jamás fui…

NACÍ viejo y moriré joven…

VIVIR es llegar, morir es volver…¡al útero materno!

(c), Febrero de 1991, Raymond Gali. Relato cedido por la revista Tiempos Futuros Future Times.
NOTA DEL AUTOR: Este relato fue escrito del tirón una noche de febrero del año 1.991, por un indecentemente joven Raymond Gali.  Años después fue corregido y registrado en una antología llamada Relatos del Mundo Futuro y otros artículos el 19 de junio del año 2.006 (En el Registro Intelectual de la Comunidad de Madrid, con número M-004843/2006). Después de esto apareció en la revista digital Tiempos Futuros Future Times. El 25 de diciembre de 2008 se estrenó en Estados Unidos la película llamada The Curious Case of Benjamin Button (El curioso caso de Benjamin Button) con un guión basado en un relato del gran escritor F. Scott Fizgerald, que describe la vida de un hombre que nace con un cuerpo de unos ochenta años y que va poco a poco rejuveneciendo. Raymond Gali jamás había oído hablar anteriormente de dicho relato. Palabra.
.
 
Safe Creative #1103160018607
.

LogoTwitter150x75Raymond Gali en Facebook

GRACIAS POR TUS COMENTARIOS

Sep 162010
 

¿DÓNDE ESTÁ EL MALETÍN?: LO QUE PUDO SER Y NUNCA FUE

“¿Dónde está el Maletín” de Raymond Gali, es un esbozo de una ucronía
o utopía histórica razonada…¿o no? Lo que pudo haber sido y nunca fue.
Nunca lo sabremos; lo que nos queda son las conjeturas…y este microrrelato
 
Lo que pudo ser y nunca fue

Lo que pudo ser y nunca fue

La cerradura del maletín chascó al teclear la contraseña correcta. Había guardado el secreto celosamente y los cinco trajeados abogados que le miraban incrédulos, desde el otro lado de la mesa, dentro del gigantesco rascacielos. Atar los últimos flecos legales antes de hacer pública la noticia que marcaría el Antes y el Después. No existían copias de las ecuaciones más que en su cabeza y en aquel misterioso maletín. No más guerras, hambre, sufrimiento y desigualdades. La Fuente Energética Universal cambiaría la historia de la humanidad. Lo había pensado en el meteorítico ascensor: Ese día cambiaría el mundo. Entonces, su mirada atravesó la estancia y se posó en el ventanal “¿Por qué ese avión volaba tan bajo en aquella mañana soleada de Septiembre del año 2.001?”

(c), 2002 Raymond Gali. Relato cedido por la revista Tiempos Futuros Future Times.
.
 
Safe Creative #1103160018607

LogoTwitter150x75Raymond Gali en Facebook

GRACIAS POR TUS COMENTARIOS

Sep 022010
 

HONG KONG 3089: DESAFÍO A LAS LEYES DE LA PROBABILIDAD

‘Hong Kong 3089’, del escritor Raymond Gali, es un sinvivir
de siete párrafos, en un escenario del futuro remoto.
 

Atravesar el mundo en una fracción de segundo

.

HONG KONG. Allí me encontraba cuando recibí el fatídico mensaje. La reunión del Consejo sería en el Mar de Weddell, situado dentro del Círculo Polar Antártico. Eso venía a significar unos doce paralelos por debajo de mi posición y por lo tanto, una burrada de kilómetros de distancia. No tenía alternativa. El Decodificador de Materia se erguía ante mi abstracto e insultante.

OBVIAMENTE la opción del Trasbordador había quedado descartada; veinte minutos era muy poco tiempo. Mi jefe, había perdido unos instantes de su existencia subrayando el hecho de que, si no asistía a la reunión, estaba despedido; toda mi carrera echada por la borda. No era justo. Él era consciente de mi Fobia y no obstante, insistió.

CIENTOS de años en funcionamiento sin un solo accidente avalaban al Decodificador de Materia, como el medio de transporte más seguro: el fruto de la técnica elevado a su máximo exponente. También, a su máximo exponente estaba elevado el pánico que yo sentía hacia el mencionado medio de transporte. Un ordenador analizaba la estructura molecular del ser vivo y el código genético del mismo. Después de esto, la máquina descomponía al sujeto en  átomos. Codificados, primero viajaron  por cable. Al perfeccionarse el Sistema, lo hicieron a bordo de ondas electromagnéticas. Estos podían salvar ciclópeas distancias con suma facilidad .

TODO eso de descomponer, analizar, enviar y descodificar, me parecían cosas estupendas, pero no eran unos verbos que me agradara se aplicaran con mi persona. Se decía que todo error técnico quedaba fuera incluso de todo planteamiento, pero yo no me dejaba de preguntar qué ocurriría si se producía un corte en el suministro eléctrico. El Decodificador de Materia de la plataforma del Mar de Weddell, no captaría la señal emitida desde este y mis átomos vagarían por el espacio para siempre. Un sudor frío cubrió mi frente en cuanto me invadió ese pensamiento. La azafata interpuso una maternal sonrisa cuando le planteé mis dudas:
-No tiene nada de que preocuparse. Decenas de relés de seguridad y acumuladores alternativos de corriente verifican que eso no pueda ocurrir. Existe tan solo una posibilidad entre cien mil millones de que la energía falle.

UNA posibilidad de entre cien mil millones. Eso me tranquilizó momentáneamente, pero cuando empecé a introducirme en la cápsula, el pánico se apoderó de mi de nuevo. Traté de pensar en algo que no fueran trozos de mi ser orbitando alrededor de la Tierra, una fila de átomos de mi cuerpo serrano de allí a la estrella Betelgeuse. Por ejemplo, los agradables vuelos en el Trasbordador Hiperatmosférico. Hasta ese momento siempre había logrado evitar al Decodificador gracias a los vuelos regulares. En cualquier caso los Transbordadores eran una especie en extinción.

MI cuerpo desnudo se estremeció al contacto de las frías placas que surcaban mi piel. El duro caparazón de la cápsula envolvía al “precioso” conjunto del que yo formaba parte. Si hubiera sido un claustrofóbico profundo no me habría importado lo más mínimo. Esa fobia sería una nimiedad comparada con la que me corroía las entrañas. La azafata me explicó morbosamente que, en centésimas de segundo el láser descompondría mi cuerpo. La velocidad de la luz se encargaría de que casi simultáneamente me compusiera en mi destino. Pedí que se callara cuando comprobé su intención de seguir explicándome con sadismo los pormenores de la carnicería. ¡Un momento! ¡Cien mil millones no eran tantos millones! Esa cifra rondaba mi mente con obstinación. Con la de seres que habían utilizado el Decodificador de Materia desde que se inventó…se estaba jugando con la ley de probabilidad de un modo muy peligroso. Sumido en estos pensamientos transcurrieron unos minutos largos como siglos. Ahora solo debía esperar un chasquido y en teoría me encontraría ya en el Decodificador de la Antártida.

!!!!!!! CLACK !!!!!!!

TENÍAN razón. El Decodificador de Materia nunca falló hasta probarlo yo. Probabilidades de que esto ocurriera: Una de entre muchos millones. Tampoco fallo jamás después de mi “viaje”. Probabilidades de que esto ocurriera: ninguna. ¿Como puede ser esto así? Muy sencillo. Permítanme que se lo explique. Ahora yo me encargo personalmente de que los relés no fallen todos a un tiempo. Se realizan miles de viajes cada hora y en todas partes, por lo que se supone que tengo que estar muy ocupado. Sin embargo, ello no representa esfuerzo alguno para mí. Puedo estar simultáneamente en todas partes y en ninguna. Aportar un poco de energía aquí y allá. Lo cierto es que me encanta ser un Ente Energético.

.

(c) OCTUBRE 1990- Revisión- ABRIL 2004.
(c), 1990 Raymond Gali. Relato cedido por la revista Tiempos Futuros Future Times.
 
 
Safe Creative #1103160018607

LogoTwitter150x75Raymond Gali en Facebook

GRACIAS POR TUS COMENTARIOS

Content Protected Using Blog Protector By: PcDrome.