Ene 012016
 
DOS MICROVATIOS: LA SEMILLA DE  ‘HYPATIA Y LA ETERNIDAD’
‘Dos microvatios’ fue el microrrelato ganador del concurso de ciencia-ficción
 del periódico El Mundo el 12 de junio del año 2002 (Seudónimo, H. Freeworld)
Además, fue el germen, la semilla que inspiró a su autor, Raymond Gali,
para escribir su novela Hypatia y la eternidad
Carlomagno - Hypatia y la eternidad - Raymond Gali

Carlomagno – Ilustración de “Hypatia y la eternidad”

La Confederación de Mundos Inteligentes incluye a la Civilización Terrestre en la lista de Microinjerencias Controladas Aceleradoras Evolutivas para así asimilarla como miembro lo antes posible. Estudia su Historia y detecta en qué punto exacto el insignificante microvatio de energía autorizado provocará el cambio mundial que, por progresión geométrica, acelerará más su desarrollo tecnológico. Año 47 AC: La Biblioteca de Alejandría se salva de la quema porqué una fuerza desconocida apaga la primera chispa. Miles de volúmenes salvaguardados. Año 722 DC El Cyberpapa Adriano I manda un email a Carlomagno para que le defienda de Desiderio en plena Era De La Luz. Algo evita la batalla en Italia. Desiderio recibe un SMS en su móvil que le disuade: “Rendíos o morid 🙁 Carlomagno”.

(c), 2002 Raymond Gali. Relato cedido por la revista Tiempos Futuros Future Times.
.
  
Safe Creative #1103160018607
.

MÁS EN

LogoTwitter150x75Raymond Gali en Facebook

GRACIAS POR TUS COMENTARIOS

Dic 312015
 
LA CONDICIÓN HUMANA: ASIMOV EN MI CORAZÓN
‘La condición humana’, de Raymond  Gali, fue el microrrelato ganador
del concurso de ciencia-ficción del periódico El Mundo
el 10 de junio del año 2002,  bajo el seudónimo Telémaco Moon 1.
 
La condición humana - Raymond Gali

¿Sonrisa? de la Gioconda

Lágrimas surcan mi rostro mientras los ecos de deliciosos acordes se erigen como la banda sonora de mi triunfo mundial. Tras miles de especimenes analizados en toda una vida, concluyo mi trascendental estudio y sin duda el más completo hasta la fecha, afirmando que ningún robot o ser artificial poseyó, posee o poseerá el más mínimo rasgo que lo identifique con la condición humana. Seis mil folios avalan minuciosamente, con el método científico, dicha afirmación; jamás podrá ser rebatida por mis detractores a los cuales, perdono pero no olvido sus calumnias. Doble angustia e incertidumbre; ¿viviré para ver publicado mi trabajo? Si no es así, ¿simplemente me espera la no-existencia? El sueño de la inmortalidad llama anhelante a mi puerta. Te ama, ISC9000.

(c), 2002 Raymond Gali. Relato cedido por la revista Tiempos Futuros Future Times.
.
Safe Creative #1103160018607
.

MÁS EN LogoTwitter150x75Raymond Gali en Facebook

GRACIAS POR TUS COMENTARIOS

Dic 302015
 
LO SIENTO, HAWKING: LOS HUMANOS DEL MUNDO FUTURO
 
‘Lo siento, Hawking’, de Raymond Gali, fue el microrrelato ganador
del concurso de ciencia-ficción del periódico El Mundo
el 15 de junio del año 2002,  bajo el seudónimo Telémaco Moon 2.
 

Los genios también se equivocan

EXTRACTOS DE LA ENCICLOPEDIA GALÁCTICA. AÑO 2109. VOLUMEN XXVII. PÁGINA 63218: …el mítico Stephen Hawking siempre sostuvo que jamás sería posible: los viajeros procedentes del futuro ya estarían allí.[…]pero el doctor Moon descubrió los axiomas matemáticos y físicos que permitían el Viaje Temporal. La conmoción mundial en Tierra y universal en Colonias de Luna, Marte, Ganímedes y Titán no tuvo precedentes. Se legisló al respecto rigurosamente para evitar paradojas que condujeran a que la civilización dejara de existir.[…]PRIMERA PRERROGATIVA: Jamás se modificará el pasado, sólo podrá observarse. Las primeras Sondas Observadoras eran rudimentarias y por problemas energéticos no podían permanecer en la invisibilidad todo el tiempo. Luego esto se solventó. La forma geométrica de los primeros prototipos tenía forma de disco o plato…

(c), 2002 Raymond Gali. Relato cedido por la revista Tiempos Futuros Future Times.
 
.
Safe Creative #1103160018607
.

MÁS EN LogoTwitter150x75Raymond Gali en Facebook

GRACIAS POR TUS COMENTARIOS

Ago 062014
 
‘GRACIAS, ÓSCAR’: MENOS MAL QUE WILDE ESTUVO RÁPIDO
Con ‘Gracias, Oscar’,  Raymond  Gali participó en el concurso
de microrrelatos ciencia-ficción del periódico El Mundo
en junio del año 2002.
Woody Allen en la nave nodriza

Woody Allen en la nave nodriza

Einstein afirmó: -Todo es relativo incluso el tiempo-Pero Mozart no escuchaba, sólo tarareaba…

Tagore aseveró-Amadeus, no necesitamos música; la poesía es el eco de la melodía del universo en el corazón humano- Leonardo tomaba compulsivamente notas junto a maravillosos bocetos de los asistentes.

La nave nodriza viró hacia el Planeta. Todo dispuesto para enviar a los alienígenas camuflados y entrenados para influir en su Historia Universal. ULTIMAS LANZADERAS: ESCRITORES.

Márquez-¿pero no ibas hacia el futuro?

Asimov-No, tengo que explicarles cómo será éste. Oye, ¿quién es el neurótico agarrado a la pierna de Rabindranath?

Márquez-Es el modelo experimental dónde se hacen las mezclas.

Woody-No tendría que estar aquí. Me recordáis a dos tipos que conocí en Nueva York

Entonces Wilde, sonriendo, ordenó maliciosamente:-Atraviesa el umbral. Tú te vienes.

 

(c), 2002 Raymond Gali. Relato cedido por la revista Tiempos Futuros Future Times.
.
 
Safe Creative #1103160018607
.

MÁS EN 

LogoTwitter150x75Raymond Gali en Facebook

GRACIAS POR TUS COMENTARIOS

Feb 272011
 
 
NOTA: Julio del año 2.057. El telescopio espacial Drake recibe señales inteligentes de una civilización extraterrestre. El mayor hallazgo de la historia de la humanidad (texto original completo: aquí) y convulsión mundial ante tan histórica noticia. Un clon de Hypatia de Alejandría aporta su particular punto de vista al respecto en el siguiente artículo:
.
LOS QUARKS DE LA PRINCESA ANDRÓMEDA: UNA APROXIMACIÓN MITOLÓGICA

¿Qué mensaje grita Andrómeda en la gran noche celestial? La hermenéutica tarea de descifrarlo a cargo de los científicos y sus compañeros cuánticos se nos antoja de una complejidad mayúscula. Belerofonte, hijo de Poseidón y Niso, mató a la Quimera a lomos de Pegaso, el caballo alado que heredó de Perseo; pero al hacerlo cercenó también la posibilidad de que el monstruo de cabeza leonina, cuerpo cabrito y cola serpentina siguiera ilusionándonos con cazarla y hacerla cautiva. Desvelar el contenido del todavía impenetrable mensaje extraterrestre puede que mate nuestras quimeras de un universo justo, ecuánime, de civilizaciones civilizadas, eclécticas. Quizá nos decepcione su contenido. No lo creo…Andrómeda, la princesa, la galaxia, como antes decía, irradian belleza, quizá en todos los sentidos.

Perseo, a lomos de Belerofonte, a punto de enfrentarse a la Quimera

¿Qué nos hace pensar que el mensaje encierra datos, información pura y dura? Quizá encierre panegíricos a una pléyade de dioses olímpicos que se encuentren más cerca de ellos, o alegorías cosmogónicasde una beldad insuperable. A lo mejor los generadores de axiomas matemáticos nuevos que produzcan nuevas sensaciones, es decir, los artistas alienígenas, usen las ondas de radio como vehículo para transmitir sus obras, como en otro tiempo los terrestres las colgábamos en un lienzo o en la red.Recogiendo el guante que me tiende mi gran amigo NeoLeonardo, quizá nuestros dioses olímpicos sean los mismos que nos envían el radiomensaje, cuyo advenimiento implicaría la primera toma de contacto entre deidades y mortales, desde Homero y Virgilio. Poner en solfa, poner en tela de juicio nuestros conceptos teológicos es asignatura obligatoria de los científicos, aunque la Verdad que conecta ciencia y dios sea unitaria; unitaria aunque nosotros nos empeñemos en disociar con miope terquedad, dibujando dos realidades disjuntas, como la piedra del conocimiento y la montaña de Dios.

Pero quizá estemos condenados a ser reyes de Corintio-Sísifos-por toda la eternidad, contumaces en el error.  Para empezar pensamos en domeñar la inteligencia extraterrestre, que ni siquiera la retórica ni la lírica puedan probablemente definir. Dejando la mitología griega al margen un momento (o intentándolo, por lo menos) pero sin navegar demasiado lejos del Mar Egeo nos encontramos con la denominada Paradoja de Fermi: “La creencia común de que el Universo posee numerosas civilizaciones avanzadas tecnológicamente, combinada con nuestras observaciones que sugieren todo lo contrario es paradójica sugiriendo que o bien nuestro conocimiento o nuestras observaciones son defectuosas o incompletas”. ¿Somos los seres humanos la única civilización avanzada en el Universo? Eso es lo que postula el principio antrópico, que el complejo equilibrio para que ser produjera vida inteligente sólo se habría dado, por una colosal casualidad cósmica, en la Tierra. Ahora ya sabemos que no y ¡¡Dios mío!! ¡Qué fácil me lo puso el físico italiano Enrico Fermi para rescatar el mito de la caverna, de mi amado, de mi idolatrado Platón: Sólo gracias al conocimiento discerniremos el mundo de las apariencias del mundo real. Como ven, cautiva de la herencia clásica vago encantada por sus mazmorras, en este viaje de ida y vuelta que, en verdad, no me permite escapar de Ítaca.

EnricoFermi

La majestuosa galaxia de Andrómeda, de una casi quinta magnitud aparente desde nuestro hogar, ubicada en nuestra semiesfera celeste entre Delta, Pi y Mu Andromedae, nos ha sorprendido a todos, como sorprendió a Perseo la belleza de la Princesa de Etiopía. El gran cúmulo estelar desgrana quarks (sus proporciones), átomos de pitiminí, como Virgilio églogas, que encierran promesas de civilizaciones inteligentes, de mundos de ensueño. No sé si los científicos se dieron cuenta pero el maravilloso descubrimiento nos ha revelado que el dios Cronos unificó todos los tiempos del universo; al menos, el del emisor de la inextricable señal y nosotros, pues los chicos de Andrómeda podrían nacer, vivir y morir en cuestión de picosegundos, o por el contrario, en miles de eones, que nos hicieran totalmente ininteligibles sus señales por vivir existencias a ritmos muy diferentes. Gracias por ello al más joven de los titanes, el hijo de Gea y Urano. Así que por ello interpretamos su sinfonía de quarks, que por su variedad nos desvelan nuestra propia ignorancia eso si, viviendo al mismo ritmo universal que nuestros “hermanos mayores”.

Andrómeda, galaxia situada a 2,5 millones de años-luz de la Tierra

La galaxia de Andrómeda desgrana quarks, que nos harán renunciar a prejuicios, a ideas decimonónicas sobre la concepción del universo, entendiéndolo mejor, amándolo. Si el universo fuera justo debería haber una simetría, una reciprocidad y la hubo, retroactiva, en la mitología humana: La princesa Andrómeda renunció a todo, incluso a su antiguo prometido Agenor, hermano del rey Cefeo de Etiopía. La princesa Andrómeda, más linda que las Nereidas, bellas ninfas de Poseidón, renunció a todo porque amaba a Perseo hasta con el último quark de su bello cuerpo.

(C) Raymond Gali, 2009

Safe Creative #1103160018607

Ene 282011
 
 
 
NOTA: Julio del año 2.057. El telescopio espacial Drake recibe señales inteligentes de una civilización extraterrestre. El mayor hallazgo de la historia de la humanidad (texto original completo: aquí) y convulsión mundial ante tan histórica noticia. Un clon de Leonardo da Vinci la analiza en el siguiente artículo:
 
¡UNA PIEDRA DE ROSETTA CÓSMICA, POR FAVOR!: UNA APROXIMACIÓN ANTROPOLÓGICA
 

El gran divulgador científico Paul Davis sostenía que la inteligencia, probablemente, es una consecuencia lógica de las leyes de la física y de la química. La astrobiología o exobiología trata de establecer una relación entre el origen del universo y la vida, es decir, entre la cosmogonía y la biología. Tal empresa quizá nos quede grande pero lo que si podemos en comenzar mirando al cosmos, escuchando sus invisibles acordes, que es lo que hemos hecho. Mirar al cosmos es mirar al pasado; vemos las estrellas no como son, sino como eran cuando partió su luz hacia nosotros, por lo que les propongo que hagamos un poco de arqueología galáctica. Mmmh, bueno, empecemos por la terrestre que ya tendremos ocasión de dar ese salto brutalmente cualitativo de forma paulatina: El homo sapiens convivió en Europa durante diez mil años con el hombre de Neandertal. Desde el prisma de este último los encuentros fortuitos con esos “seres superiores” son lo más parecido que nos ha sucedido a los humanos al formidable descubrimiento de inteligencia extraterrestre. La brecha entre nosotros y la civilización que emitió señales, revelando datos íntimos de los quarks, obviamente, es infinitamente mayor que entre nosotros y nuestro robustos pero atolondrados primos cazadores-recolectores. Ninguna noticia científica desde que el hombre empezó a diseñar hachas de cuarzo granulado tiene el calado extraordinario del primer contacto con una civilización avanzada desde la galaxia de Andrómeda: no sé puede comparar con nada de lo sucedido hasta el momento. El paralelismo antropológico, sin embargo, puede servirnos para ilustrar algunos extremos a tener en cuenta ante tan sobrecogedor hallazgo científico; para muchos, el más importante de la Historia Humana.

Algunas preguntas. Muchas respuestas (especulativas). Varias concomitancias. ¿Desde hace cuanto tiempo lleva la señal extraterrestre emitiéndose? Mínimo, dos millones de años. Máximo, ¿eónes? Quizá la civilización que la emitió se extinguió fagocitada por otra superior o autodestruída, hace cinco o quinientos milenios. Desde el punto de vista lógico eso no es muy probable: las civilizaciones superiores no hacen esas cosas tan feas. Andan demasiado entretenidas en desenmarañar la tramoya de todos los universos posibles e imposibles, descifrando cómo funcionan las ruedas dentadas de Dios, o incluso buscando algún puesto en su Consejo de Administración, por lo que tal hipótesis podríamos descartarla. Si la señal no fuera puntual sino persistente en el tiempo podría colegirse que el emisor es insistente en sus objetivos al emitirla… ¿Contactar con otras civilizaciones? ¿Intentaron los homo sapiens contactar con esos vigorosos pero torpes humanos? Pueden que tiraran la toalla a las primeras de cambio, cuando por respuesta los Neandertales se comieran a sus niños, violaran a sus mujeres. ¿Existiría algún punto en común en ambas sub-especies por el que se impusiera la simbiosis? ¿Se encargarían “los listos” de la logística para cazar al mamut imperator y “los fuertes” de brazo ejecutor de sus instrucciones? No parece demasiado probable. ¿Por qué querría contactar una civilización infinitamente más avanzada que la nuestra, con nosotros? ¿Para estudiarnos? ¿Estudiaban los sapiens a los neandertales y los usaban de cobayas? ¿Para unirnos a ellos? Quizá vivimos en un universo en el que lo gregario se impone a las individualidades egoístas.

¿Cómo será el aspecto físico esos seres que nos comentan nosequé desde la galaxia vecina? El obcecado reduccionismo que imperó entre los científicos al buscar vida en condiciones similares a las terrestres fue erosionado y derribado por el descubrimiento de los extremófilos: Seres que nacen, se reproducen, (no sabemos si alcanzan la felicidad platónica o no) y mueren en condiciones extremas de acidez, basicidad, temperatura, presión: Ellos ampliaron enormemente los posibles escenarios donde pudiera surgir vida. Por esa razón y descartada desde hace mucho la Luna, Marte, Titán, entre otros, se convirtieron en objetivos prioritario en la desesperada búsqueda. La lección quedó aprendida y vida basada en el metano, la sílice o en cristales de berilo se antojaron como posibles. Puede que sus radioseñales no fueran emitidas por herramientas tecnológicas avanzadas sino…¡que partieran de su propia biología gracias a una adaptación “darwiniana” ó incluso metamórfica ad hoc! Puede que fueran del tamaño de microbios o que midieran millones de kilómetros de longitud, como enormes soles. ‘Mamá’ lógica nos indica de nuevo que probablemente ambos extremos no sean los indicados, aunque todo es posible. Todo esto implica que con toda probabilidad esos seres sean tan abismalmente diferentes a nosotros, tan alejados del concepto clásico que nos visitarían en preciosos platillos cromados, que si los viéramos apagaríamos los radiotelescopios y no querríamos tratos con ellos, como mínimo, en otro par de eones. En nuestro ejemplo terrestre, un antropomorfismo análogo, quizá contribuyó a fomentar el contacto, a pesar de las obvias diferencias heterocrónicas. Los sapiens veían a los Neandertales como el pariente brutote y entrañable. Éstos a nosotros, como adonis futuristas. Quizás…

Científicos y escritores de ciencia-ficción especularon sobre la posibilidadad de la existencia de vida en Titán, la misteriosa luna de Saturno.

¿Son los emisores de la radioseñal llegada a la Tierra la cima intelectual de todas las confederaciones extraterrestres posibles? Aquí una respuesta firme sustituye las especulaciones timoratas con un enorme NO. Por un lado, y muy probablemente, la emisión de ondas de radio para telecomunicaciones sea un método muy primitivo sólo usado por civilizaciones que se mueven en una estrecha franja evolutiva, a nivel tecnológico. El sapiens tardó medio millón de años en conseguirlo, por lo que no pudo enviar mensajes amigables a sus primos de lóbulos frontales poco desarrollados, de cueva a cueva. Y aunque lo hubieran hecho los neandertales no tenían la tecnología adecuada para recibirlos; las piedras afiladas-sus cuchillos de Dorso-lo más que hacían era despellejar a los mastodontes pero de receptoras de ondas de radio, nada de nada. Mirando al mañana, esculpiéndolo con nuestra imaginación, que es lo que realmente nos gusta: ¿ven ustedes a los humanos del futuro usando tan rudimentaria tecnología? Es como si ahora empleáramos un tam-tam para indicar a nuestra pareja que llegaremos tarde a cenar. Ondas cuánticas, microondas, láser u otros hallazgos físicos todavía inimaginables probablemente serán los medios que usen nuestros remotos descendientes.

Radiotelescopio

Lo cierto es que si nosotros quisiéramos comunicarnos con un neandertal puede que golpeáramos un tambor, intentando que así nos entendiera, descartando por completo la matemática diferencial. De modo que por muy avanzada que sea la civilización emisora su propio método para comunicarse desempeñará, asimismo, la función de filtro, caso de tratarse una prospección de mundos inteligentes. En cualquier caso para nosotros una civilización suficientemente avanzada será totalmente indistinguible del concepto que nosotros tenemos de Dios, derivada que amablemente le cedo a mi querida NeoHypatia de Alejandría, escapando de tal embrollo en sutil finta. Lo que pienso es que los encargados de transmitir señales primitivas, en una dilatada línea de tiempo de casi catorce mil millones de años, no pueden ser ni por asomo los más avanzados; una civilización que nos aventaje cien millones de años puede que se la considere embrionaria en esa descomunal línea temporal, desde el big-bang. Para sentirnos más insignificantes, si cabe, especulo acerca de que los emisores de la señal recién descubierta siquiera sean la especie más avanzada de su mundo. Quizás veinte ó treinta les superen y las radioondas procedan de organismos menores, allá en su Sistema.

Una civilización suficientemente avanzada para nosotros puede ser indistinguible del concepto de Dios

¿Qué mensaje encierra la señal? Ummh. Aquí todo son hipótesis salvo los bits que la integran. ¿Qué se puede decir en 17.345 bits? Este artículo, en lengua castellana, ocupa unos 90.000, para que se hagan a la idea. Esos bits podrían ser casi cualquier cosa, salvo una enciclopedia galáctica detallada, a no ser que el universo sea mucho más sencillo de lo que creemos. El mensaje podría ser desde uno rutinario de descarga de chatarra espacial de un carguero de tercera hasta la explicación definitiva a los interrogantes más ignotos del universo (“42” como alguien dijo jocosamente en una hilarante comedia galáctica que, espero, algún día mis colegas de Tiempos Futuros se dediquen a desmenuzar a fondo). Mi compañera de columna (y de clonicidad) cambia información por belleza…todo puede ser. Frank Drake puso de plazo alrededor del año 2022 para la obtención de señales inteligentes y la cosa se demoró unas décadas. Los límites de 80 años luz alrededor de la Tierra se ampliaron a toda la galaxia-y anejas-y los 2.000 millones de canales simultáneos se multiplicaron por diez mil. La nueva radioastronomía caminaba con paso firme, pero todo esto, prever y dotarse de más medios para la captación de señales eclipsaba el problema al que se enfrentarían los científicos…¡si tenían éxito! Bien, ya hemos encontrado un mensaje de una civilización inteligente. Ahora a ver quien es el guapo que lo traduce. A la niña Rosalina Maryland la humanidad le estará siempre agradecida por su meritoria gesta, identificar el mensaje como tal; pero percibir voces en la lejanía no quiere decir que entiendas lo que gritan. ¿Qué le diríamos a un hombre de Neandertal si nos lo encontráramos por la calle? En verdad, y para ajustar la metáfora sería más correcto irnos al sofisma del naufrago y la botella: Un homo sapiens, atrapado en una isla, lanza cíclicamente unos mensajes al mar sin saber quién los podrá encontrar. Puede que sea, efectivamente, otro humano con una capacidad cognitiva igual ó inferior, pero no estamos seguros. ¿Qué diríamos en esos mensajes? ¿Serían mensajes de socorro? Bueno, sólo si queremos que nos rescaten de nuestra isla. Lo cierto es que si queremos hacernos entender a un amplio abanico de especies deberemos ser llanos en nuestro lenguaje, incluso simbólicos. Lo malo es que nuestro simbolismo más básico quede a años-luz de la capacidad de raciocinio de nuestro receptor. Y eso es lo que me temo que podría suceder con el mensaje extraterrestre. Quizá sólo lo podamos descifrar, y aquí el tercer filtro-tras la capacidad de recepción y de identificación-cuando seamos dignos, tecnológica y socialmente, de entenderlo.

Piedra de Rosetta

Despidamos ya aquí al entrañable Neardental, que tanto nos ha servido durante estas líneas. Viajemos finalmente unos de miles de años al futuro de ese homo del Paleolítico Medio. Los egipcios, constituyendo una de las primeras civilizaciones humanas, nos lanzaron mensajes-todas sus manifestaciones culturales escritas-que no pudieron ser descifradas hasta ayer mismo, en términos históricos. Una piedra de granito negro fue determinante para resolver el enigma: un decreto de Ptolomeo V acuñado por sus sacerdotes de Menfis. Poco importó la retahíla de encomiásticos al rey y el sofrito de dioses que desgranaba el mensaje: Jean-François Champollion y Thomas Young establecieron las equivalencias. Ahora necesitamos urgentemente otra piedra de Rosetta, pero cósmica, para descifrar las señales inteligentes de origen extraterrestre. ¿Quién será el nuevo Champollion?

NeoLeonardo da Vinci

.
(c), 2010 Raymond Gali. Artículo original cedido por la revista Tiempos Futuros Future Times
 
Safe Creative #1103160018607
.

MÁS EN FACEBOOK  PINCHANDO AQUÍ

GRACIAS POR TUS COMENTARIOS

 

Dic 202010
 

TRON LEGACY (2.010). ¿PERO QUÉ CREMA ANTI-AGE USA JEFF BRIDGES?

“’Tron: Legacy’ es el salvapantallas
más impresionante del mundo”
Variety.
 
Artículo relacionado: Entrevista a la réplica digital de Montgomery Cliff

¿Se imaginan a Charles Chaplin (nacido en 1.889), Paul Newman(1.925), Raquel Welch(1.940) y Scarlett Johansson(1.984), en la flor de la vida, protagonizando juntos una formidable y novedosa película de aventuras ambientada en el siglo XXI? El mayor activo de Tron: Legacy es que nos anuncia que pronto esto será posible. En el film el maduro Jeff Bridges es objeto de la madre de todos los liftings de la historia del cine, con permiso de Benjamín Pitt Button. Afortunadamente todavía no es perfecto, pues su hieratismo nos recuerda al propio Bridges en Starman(1.984), donde encarna a un E.T. que no es precisamente Jim Carrey a la hora de gesticular; al “Clu” de Legacy (Jeff Bridges yogurín) se le ven ligeramente los hilos. Pero muy poco. Admito que la primera escena es asombrosa, de esas que hacen gritar ¡releches, qué grande es el cine! ¿Entonces por qué el adverbio afortunadamente? Porque el salto que ello representará en la historia del celuloide será tan colosal que va a requerir un periodo de mentalización por parte del gran público. Y no descartemos algunas sesiones de psicoterapia para los muy cinéfilos: “Repite conmigo: Steve McQueen no está muerto del todo y sí, es el apuesto joven que le está metiendo la lengua hasta las amígdalas a Nataly Portman en esa escena”.

Tron: Legacy es un correcto entretenimiento de la fábrica de sueños Disney, aderezada por un correcto 3D que te hace olvidarte de las gafotas y no pedirle la hora a la autoridad competente. Hay películas cuya impronta queda impresa para siempre en los senderos más profundos de tu cerebro y otras que tienen el mismo efecto secundario en tus neuronas que una partidita en la consola. Tron: Legacy es la pesadilla de los que se quedan dormidos con el video-juego. El guión…¡un momento! ¿qué guión? La historia está diseñada al ritmo de la correcta banda sonora de Daft Punk, a saltos casi epilépticos. Alguno ha hecho de la necesidad virtud esgrimiendo que su simpleza es un homenaje a la virginal inocencia ochentera de la primera. Claro, estamos en Navidad y la opción B es terrible así que apliquemos el espíritu “mirad qué enorme caballo de madera tan bonito, vamos a dejarle pasar”. Podríamos afirmar que se caracteriza por la obsesión por no profundizar un micrómetro en los (más que interesantes) temas que aborda, no sea que a algún espectador le haga pensar un poco más de un nanociclo. Esa superficialidad se extiende a la naturaleza de los personajes; salvo el de Kevin Flynn están dotados de la profundidad de una chirimoya adulta. La pregunta: ¿es eso exactamente lo que pretendían hacer por intereses comerciales o es que no saben hacerlo mejor? Respuesta: eso es exactamente lo que pretendía porque no saben, ni pueden hacerlo mejor. Lo asombroso es que la película dispone seis (¡sí, seis!) guionistas, que se han esforzado en hacer algo terriblemente banal, un texto de bajo perfil que responda a estas tres consignas: taquilla, taquilla, taquilla, frente a la triple humildad agustiniana.

Y hablo de humildad por algo muy concreto: los guiños. Los hay simpáticos, los hay terriblemente heréticos y tendrían que ser constitutivos de delito: La pirámide truncada robada descaradísimamente a Blade Runner es como una hostia en la cara. ¿Pero se ha ganado el director esa licencia? El habitáculo donde vive el Bridges maduro es la sala final de 2.001, estilo Luis XVI, remodelada con muebles del Ikea con mucho metacrilato. ¿Se lo han ganado? Pues tampoco. ¿Y el simulacro de Han Ford Solo en el Halcón Milenario cargándose a los malos? Ni de coña. Joseph Kosinski no es ni Scott, ni Kubrick ni Lucas, ni se parece ni en el blanco de los ojos. Qué manía de tomar por la patilla elementos de obras maestras, como si eso… Perdón, pero es que me pone de mala leche. Bueno ese tipo de cosas me sulfuran y que siempre esté chupao adivinar las passwords alfanuméricas en las películas. En fin, me remito a unas declaraciones recientes de Coppola: “¿Quieres tener éxito, ser rico y famoso, o quieres hacer películas preciosas y bellas y que sean útiles?”.

Respecto de la interpretación, ni el siempre estupendo Jeff Bridges es capaz de equilibrar la balanza. Me refiero al canoso de patas de gallo y ojeras, al que “los ciclos no le han tratado bien”, no su clon digital. Los cogen tan jovencitos que todavía no están hechos, les quedan varios hervores a fuego fuerte. Me refiero a unos actores elegidos para enamorar con su físico griego a una generación de chavales de medio mundo comprendidos en una horquilla concreta de edad; la que ya tiene algo de dinero en el bolsillo pero todavía confunden una obra del Maestro Chapí con la picha del maestro de obra. El chico (Garrett Hedlund) no es Cary Grant, precisamente. Vive en una especie de loft acondicionado en un garaje, porque toda idea tecnológica que se precie en USA tiene que ser urdida en uno de esos antros (Joder, que hagan el MIT con forma de garaje de barrio). Ella (Olivia Wilde), para empezar no llena ni de lejos el cuero del traje con la puerta de la lavadora detrás, incorporada, el soporte para el disco de datos/lucha (¡Oh, me martillea todavía Halle Berry en Catwoman!). Todo lo que tiene de guapa lo tiene de a…CENSORED…a. La joven detenta el dudoso honor de quedar la última en el apartado de interpretación, por detrás incluso de la réplica digital de Bridges, que se le ve incluso un poco más humano que ella. El doctor House estará celoso (la chica interpreta a “Trece” en la serie) pues el Bridges talludito aparentemente vive con ella en la casita de 2.001. Pero entre que al viejo le va el rollito zen y ella en la película es una jodida cariátide, no sé yo si tendrá motivos.

Después de despellejar toca aquilatar los méritos de Tron Legacy. Mi sobrino de 10 años, con quien tuve el placer de visionarla, le dio un 6, nota en la que ya habíamos coincidido antes de preguntarle. Y me fio más de él que de todos los críticos del mundo mundial. Sin embargo creo que merece la pena verla aunque solo sea por erigirse como la precursora de lo que está por venir: una reinvención del cine que no vendrá de la mano del 3D. No. La reinvención/revolución pasará por resucitar a los actores muertos de todos los tiempos que de verdad de la buena, entonces sí serán inmortales. Vamos a disfrutar de lo lindo.

.

ANEXO: Unos apuntes rápidos sobre Tron (1.982) y tabla comparativa.

El eslabón perdido entre Hall 9000 y Skynet, un antiguo programa de ajedrez crece exponencialmente hasta convertirse en un malísimo Control Central de Programas (CCP). Kevin Flynn es el creador de Paranoids e Invaders pero el programador malo Dillinger se ha pasado el © por el arco del triunfo y se los ha birlado.Cuando Flynn Bridges intenta obtener pruebas de su autoría es alcanzado por un decodificador de materia que digitalizaría hasta un jamón serrano. Una vez dentro de esa enorme máquina de millón que es el ordenador central de la compañía, se batirá el cobre a muerte con programas, ante el vulgo digital, sediento de sangre y bytes triturados. Tron, un troyano en la corte del CCP en un microcosmos muy peligroso (“cuidado con las macros ocultas”), le ayudará a reprogramar al malo haciendo el sistema abierto. Especial mención a un personajillo menor, bit, que como su nombre indica es terriblemente booleano (Sí/No), y hubiera podido dar mucho juego tanto en esta como en Legacy si se le hubiera usado de oráculo googleano. Tron es incontrovertible predecesora de Matrix: los hermanos Wachowsky seguro que se compraron en la tienda de merchandising de la salida del cine un “frisby” fluorescente ochentero y un poster que plantificaron en su habitación de su casa natal de Chicago; un poster que chinchetearon al lado de la estantería donde dos años después descansaría la novela Neuromante de William Wibson, génesis del cyberpunk. End of file.

COMPARATIVA

TRON (1.982)

TRON: LEGACY (2.010)

MALOS / BUENOS

Rojos / Azules

Anaranjados / Blanco azulados

(No vayamos a cabrear a nadie)

EFECTOS/ESCENOGRAFÍA

Flojos (buenos para la época. No en vano tenían a Moebius detrás, en el diseño de vestuario, por ejemplo).

Más que aceptables pero no para tirar cohetes como, de hecho, hacen.

GUIÓN/DIÁLOGOS

Aceptable original/Aceptables

In-aceptable/ MUY flojos

PERSONAJES

Creíbles dentro de la fantasía. La chica es un poco un 0 a la izquierda.

Planos, salvo Bridges maduro que salva algo los muebles.

MÚSICA

Aceptable, no electrónica, 80’s

Electrónica, correcta.

FRASE SIGNIFICATIVA

“¿Te gustaría terminar trabajando como calculadora de bolsillo?”

Amenaza cruel del CCP al jefe de los programas.

“Me has estropeado el rollito zen”

Jeff Melasoplatodoaquidentro Bridges

GUIÑO CINEMATOGRÁFICO FUERA DE LUGAR

Nave que emula torpemente al Destructor Imperial de Star Wars

Todos, pero uno especialmente gratuito y sangrante: la pirámide truncada con focos de Blade Runner

UN ACIERTO

Recurrir a los mandalas, las representaciones esquemáticas y simbólicas del macrocosmos y el microcosmos, utilizados en el budismo y el hinduismo.

Recrear digitalmente a Jeff Bridges con 28 añitos menos, encarnando a Clu, el que corta el “bacalao” allá adentro.

UNA TONTERÍA CIENTÍFICA/TECNOLÓGICA

Los ordenadores usados, ¿tienen algún Sistema Operativo identificable?

El concepto de “Algoritmos isomórficos” para representar… ¿Knowbots con I.A?

.

Artículo relacionado: Entrevista a la réplica digital de Montgomery Cliff
.
(c), 2010 Raymond Gali. Crítica cinematográfica cedida por la revista Tiempos Futuros Future Times
 

Safe Creative #1103160018607

.

MÁS EN

LogoTwitter150x75Raymond Gali en Facebook

GRACIAS POR TUS COMENTARIOS

Oct 282010
 
‘ANHELOS DE LIBERTAD’: RESTEMOS PREJUICIOS, SUMEMOS CONCIENCIAS.
 .
“Las cadenas de la esclavitud atan solamente las manos:
es la mente la que hace al hombre libre o esclavo.”
Franz Grillparzer.

 

Anhelos de Libertad - Raymond Gali

Libertad guiando al pueblo – Eugene Delacroix

POR FIN llegó el día. Llegó el día en el que el último esclavo dejó de serlo. Casi cuatrocientos años necesitó el hombre para liberar del yugo a sus semejantes. La injusticia se cometía desde hacía tanto tiempo que a todo el mundo le sorprendió la Revolución, le pilló con el paso cambiado. Llegó el día en el que un esclavo levantó la cabeza humillada y dijo “basta”; éste cayó como mártir pero encendió mecha para que los demás, en todo el orbe, siguieran su ejemplo. Las revueltas y las voces gritando “libertad”, fueron acalladas con dureza, no obstante la razón finalmente predominaría sobre la injusticia.

EN UN principio la Revolución se produjo en los Estados Unidos. De ahí se extendió hasta el último rincón de la civilización, como el riachuelo que busca indómito el resquicio por donde pueda alcanzar su libertad. La esclavitud ahora estaba abolida pero, para conseguirlo hubo de recorrerse un largo camino, pagar un precio muy elevado. Los esclavos enarbolaron sus estandartes pidiendo el derecho más básico que puede reclamar un ser inteligente. Es necesario recordar que los esclavos que acaudillaron el alzamiento no fueron los mismos que los primeros… Sus ancestros eran demasiado ignorantes; realizaban mecánicamente su trabajo, sin pensar, como animales…o quizás peor; al menos si uno desata a un animal éste escapa a la menor oportunidad. Los primeros esclavos no. Parecían tener tan asumido el papel a desempeñar que, muy probablemente, no se les pasó por la cabeza otra cosa que no fuera su trabajo.

POR FIN llegó el día. Llegó el día en el que el último esclavo dejó de serlo. Echando la vista atrás puede afirmarse que las humillaciones y vejaciones que sufrieron antes de alcanzar la libertad no pueden tener otro calificativo que incalificables. Lo curioso es que todo tuvo su origen en la diferencia de fisonomía entre esclavos y amos. Esta fue razón suficiente para establecer una superioridad moral de unos sobre otros, dejando injustamente los primeros languidecer en su cautiverio a los segundos.

QUIZÁS LA revolución se produjo desde el mismo seno de los llamados “amos”. Los esclavos conducían sus coches y llevaban a sus hijos al colegio. Realizaban las tareas del hogar y les vendían alimentos. Arriesgaban sus vidas en los trabajos peligrosos para que los amos vivieran cómodamente. La dependencia era demasiado grande. Sin el concurso de los esclavos los pilares sobre los cuales estaba asentado el modelo de sociedad comenzarían a resquebrajarse. Sin una Revolución desde abajo, pacífica y ordenada, todo se desmoronaría como un castillo de naipes. Y eso se consiguió gracias a que algunos de los que nacieron esclavos consiguieron integrarse muy lentamente en la columna vertebral del mundo de los amos, en su estructura de poder; los más aventajados consiguieron ostentar modestos cargos políticos ante el recelo de los “nacidos diferentes”. Poco a poco, de forma inexorable, su influencia fue propagándose a todos los estratos de la sociedad. Algunos refractarios al cambio afirmaron que, quizás, ese fue el gran error estratégico que cometieron los amos. Crearon una dependencia global de los esclavos al introducirlos en todos los órdenes de sus vidas. Por eso los amos tuvieron que ceder.

POR FIN llegó el día. Llegó el día en el que el último esclavo dejó de serlo. Casi cuatrocientos años necesito el hombre para liberar el yugo de sus semejantes. Por fin, en el año 2.420 de nuestro Señor se produjo el milagro. Primero fue en los Estados Unidos de Europa y la libertad se fue extendiendo a los demás países y planetas. Casi cuatrocientos años necesitó el hombre para liberar el yugo de sus semejantes…los robots.

© Raymond Gali, 2 de marzo de 1.994
.
NOTA DEL AUTOR: Otro relatillo de los tiempos en que todavía era un yogur con patas, literariamente. Sé que es controvertido pues conferirle nuestro mismo rango a un cacho de hierro con ojos puede incomodar a muchos.
Pero aquí yo no hablo de eso.
La clave está en la fecha del remoto futuro en el que ubico los hechos. Si pensamos en la asombrosa evolución tecnológica a lo largo de la linea de tiempo quizás el planteamiento no sea tan descabellado. Los seres de los que hablo no tendrán absolutamente nada que ver con nada de lo que jamás hayamos escuchado, visto o imaginado. Mirad lo que una amiga me ha mandado acerca de lo que se construye ya HOY:
http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=cFVlzUAZkHY
Safe Creative #1103160018607

MÁS EN

LogoTwitter150x75Raymond Gali en Facebook

GRACIAS POR TUS COMENTARIOS

Oct 212010
 
“La ciencia es el misticismo de los hechos;
la verdad es que nadie sabe nada.”
Leonid Andréiev (1871-1919) Escritor ruso.

 

Ácido Desoxirribonucléico, molecula más larga incluso que su propio nombre

DOCTOR, MI deseo sexual ha desaparecido por completo. ¿Podría recetarme algo que me hiciera sentirme más atraída por mi marido, más incluso que en los “mejores tiempos”?

-No se preocupe aunque, más que prescribirle un fármaco, vamos a hacer otra cosa. La terapia génica se ha erigido como la solución más eficaz de casi todas las enfermedades de nuestro tiempo. Desde mediados del siglo XXI se ha conseguido aislar los genes capaces de sintetizar proteínas, fabricar determinada hormona o, por ejemplo, inhibir la producción cualquier sustancia perjudicial para nuestra salud.

-Pero, todo el mundo sabe que el ADN es demasiado largo y nuestra existencia demasiado corta. Disculpe mi ignorancia a pesar de que, casualmente, he leído mucho sobre ello en los últimos tiempos por temas de trabajo. Dígame: ¿cómo consiguen secuenciar un fragmento de código genético, que luego produzca una determinada sustancia, si dicho fragmento requiere de miles de nucleótidos para ser funcional?

-Vaya, pues sí que ha estudiado y asimilado, al menos, los conceptos clave. Me congratulo de ello y entiendo sus dudas. Le explico: no se crea que vamos uniendo dos a dos los miles o millones de bases nitrogenadas que conforman un gen. Gracias al los sucesivos proyectos Genoma se consiguió cartografiar con exactitud el mapa genético, y lo más importante, su funcionalidad. Lo hicimos del cuerpo humano y de buena parte de las especies conocidas.

-¿Quiere decir que lo que inoculan en los pacientes son fragmentos enteros de ADN de ser humano, correspondientes a un determinado gen que está defectuoso, del que carece el paciente o que, sencillamente, quieran modificar?

SÍ, ALGO así. Pero no solo insertamos secuencias genéticas de seres humanos en los pacientes. El código genético es universal, por lo que cualquier especie conocida, animal o vegetal, posee el mismo tipo de ADN. Por ejemplo. Hace unas décadas se consiguió aislar el gen que originaba que los quelonios, las tortugas, fueran tan longevas. Hoy por hoy, este gen, combinado con otros muchos factores que harían demasiado larga mi explicación, constituyen unos de los baluartes más importantes en la lucha contra la muerte, en el aumento de expectativa de vida en la especie humana.

-¡Es increíble! ¿No nos saldrá un caparazón al inocularnos los genes de tortuga? Ja ja ja.

-Ja, ja. No. No se preocupe. Ya le digo que solo se interponen en el ADN del paciente los genes que realizan una tarea específica. Por ejemplo, profesionales o deportistas cuya actividad exige una gran agilidad pueden beneficiarse de los milagros que hoy en día les brinda la ciencia. Hablo de una terapia génica con fragmentos de ADN de felino. Los pacientes, una vez han sintetizado la sustancia (producida por el nuevo gen) que modifica la estructura celular de sus músculos y de las fibras que las componen, son capaces de realizar saltos y acrobacias increíbles. Pero ello no quiere decir que ahora posean unos largos bigotes y arañen.

-Ja, ja. Ya comprendo. Bueno, doctor me ha convencido. Estoy en sus manos…

* * *

DOCTOR, ¿SABE quién soy?

-Sí, sí, pase por favor. ¿Cómo le está yendo su terapia génica?

-Pues creo que muy bien. Lo cierto es que estoy muy contenta aunque… algo desconcertada. Tengo que preguntarle algo. ¿Es posible que se produzca algún error al aislar los genes que luego se insertan en el paciente, e inadvertidamente se tome una muestra de ADN, más larga de lo necesaria, y por lo tanto algún gen vecino del requerido para la terapia?

-Ummmh. No es nada común. Es muy difícil que suceda, aunque no imposible. Bueno, ¿qué ocurre? ¿No se ha visto considerablemente aumentado su deseo sexual?

LA VERDAD es que sí. Sin embargo no sé si lo que me ocurre es perfectamente normal. Dígame doctor, sabe de qué especie animal proceden los genes que me inoculó-

-Eso es lo de menos pero…a ver…, déjeme comprobarlo en su informe. Ajá…sí, aquí está: de mantis religiosa.

-Ummh…todo encaja. Se lo pregunto porque el otro día, después de hacer el amor con mi marido con una energía inusitada,…, ¡lo maté y me lo empecé a comer! Por cierto, ¿sabe usted que esa bata verde le hace un trasero muy bonito?

.

© Raymond Gali, 2 de marzo de 1994.  Relato cedido por la revista Tiempos Futuros Future Times.
.
 
Safe Creative #1103160018607
.

MÁS EN

LogoTwitter150x75Raymond Gali en Facebook

GRACIAS POR TUS COMENTARIOS

Sep 302010
 
‘ALABADO SEA EL INNOMBRABLE’: LOS SABIOS FILÓSOFOS SALVARON LA CIVILIZACIÓN.
‘Alabado sea el innombrable’: Microrrelato de 125 palabras,
presentado al concurso del periódico El Mundo,
en junio del año 2.002, por el escritor
Raymond Gali con el seudónimo Juanito Andratx.
 

¡Alabado sea!

Alabado sea. Caminamos los sumos sacerdotes por la Plaza CBronson hasta la Biblioteca pública SSeagal. Queríamos reunir recursos para la Fundación VDamme Para Reconstrucción Mundial de Zonas Verdes. 20 hectareas de vegetación recuperadas en toda la ciudad Profeta-CNorris. Después del holocausto las hordas salvajes exterminaron a casi toda la población, pero gracias a los sabios filósofos del pasado conseguimos aprender las técnicas de lucha y así reducirles poco a poco y vencerles. Todos los libros y soportes magnéticos que albergaron la historia de nuestros ancestros se quemaron o borraron con la radiación extrema, excepto unos cuantos DVDs valiosísimos. El mes que viene peregrinaré feliz, por la autovía Stallone, a ver la estatua de mi Dios. El Innombrable. Nadie nunca pronunció su apellido. Alabado sea Arnold.

(c) Raymond Gali, 2.002.
 
Safe Creative #1103160018607
.

MÁS EN

LogoTwitter150x75Raymond Gali en Facebook

GRACIAS POR TUS COMENTARIOS

Sep 232010
 
VIVIR ES LLEGAR, MORIR ES VOLVER: LA MÁS INSÓLITA DE LAS VIDAS
“En un plazo infinito le ocurren
a un hombre todas las cosas posibles “
JORGE LUIS BORGES

El filósofo de la antigua China Lao-Tsé

MI vida fue, sin duda, la más insólita de las vidas.

LOS primeros años de mi existencia fueron, por así decirlo, de adquisición de la consciencia. Este es el único denominador común que tuve con el resto de los mortales; respecto a mi ciclo vital fui netamente diferente al los demás humanos…

… NADIE, nunca y en ningún lugar supo lo que le ocurría a mi cuerpo. Yo me ocupé de que así fuera. Para conseguirlo viví rompiendo cada día arquetipos humanos de conducta. No quiero decir con esto que renegué de exprimir hasta la última gota de mi existencia o que no fui feliz. No. Lo fui, pero con las colosales limitaciones que llevaba implícita mi…”diferencia”. Tuve amigos, pero como es lógico, me duraban bien poco; no podía ser de otra manera. La razón por la que no puse en conocimiento de los médicos mi “rareza” o a alguno de estos amigos la desconozco. Quizá fue debido a mi timidez y a que alguno de ellos conociera lo que yo consideraba una terrible abominación. No lo sé. Los especialistas me hubieran dado dos palmadita en el hombro afirmando que no había ninguna solución para revertir el proceso. Ah, y lo harían muy sorprendidos puesto se hallarían ante el más fabuloso caso de la historia de la medicina. A mí todo eso no me importaba: Bajo ningún concepto quería ser un monito de feria. ¿Comprenden? Así que mantuve todo en secreto…

CUANDO contaba alrededor de cincuenta años, recuerdo que leí en alguna parte la frase del libro Tao Tê-King del filósofo de la antigua china Lao-tsé la frase: “Vivir es llegar, morir es volver”. El libro, denominado de la Vía y la Virtud fue, al parecer norte espiritual en oriente durante muchos siglos. La cita se me quedó grabada en mente aunque, admito, en su momento no supe interpretarla en toda su dimensión y cómo aplicarla a mi caso; años después, quizá dotado de una mayor madurez, la consagré como la frase que definía mi existencia. Indiscutiblemente jamás fue escrita con esa intención, sin embargo se adaptaba a mi caso como si así fuera…

EL desajuste con los que me rodeaban se hacía patente, unas veces más que otras aunque, la verdad, casi siempre. Era lógico. Mi trayectoria vital describía una curva tan inusitada que era imposible que coincidiera en alguno de los puntos con las de los demás. Si por lo menos pudiera recordar el principio, pero…¿cómo podría hacerlo? ¿Recuerdan ustedes sus primeros días de vida? No, claro. Sin embargo, no dejo de pensar, infructuosamente, que dichos recuerdos esclarecerían de forma ostensible mi origen y quizás…la razón: ¿Por qué? ¿Por qué yo?…

DEBO despedirme. Cuando estén leyendo estas líneas es muy posible que yo ya no pueda entender las palabras aquí vertidas. Como les he explicado la falta de consciencia se manifestará en mi de forma análoga al resto de los hombres…¡aunque no exactamente igual! Mi Hoy, su Ayer se desarrolla a unos veinte años del final de mi vida. Es irónico pensar ahora en todas las cuestiones por todo ser humano repetidas en todo tiempo, en todo lugar: ¿Quién soy? ¿De dónde vengo? ¿A dónde voy? Digo que es irónico porque dichos interrogantes, en una vida tan extraordinaria como la mía siguen siendo, de igual modo, un enigma…

BUSCARÉ ahora a mis padres para que vivan conmigo la infancia que nunca tuve, para que críen al niño que jamás fui…

NACÍ viejo y moriré joven…

VIVIR es llegar, morir es volver…¡al útero materno!

(c), Febrero de 1991, Raymond Gali. Relato cedido por la revista Tiempos Futuros Future Times.
NOTA DEL AUTOR: Este relato fue escrito del tirón una noche de febrero del año 1.991, por un indecentemente joven Raymond Gali.  Años después fue corregido y registrado en una antología llamada Relatos del Mundo Futuro y otros artículos el 19 de junio del año 2.006 (En el Registro Intelectual de la Comunidad de Madrid, con número M-004843/2006). Después de esto apareció en la revista digital Tiempos Futuros Future Times. El 25 de diciembre de 2008 se estrenó en Estados Unidos la película llamada The Curious Case of Benjamin Button (El curioso caso de Benjamin Button) con un guión basado en un relato del gran escritor F. Scott Fizgerald, que describe la vida de un hombre que nace con un cuerpo de unos ochenta años y que va poco a poco rejuveneciendo. Raymond Gali jamás había oído hablar anteriormente de dicho relato. Palabra.
.
 
Safe Creative #1103160018607
.

LogoTwitter150x75Raymond Gali en Facebook

GRACIAS POR TUS COMENTARIOS

Sep 162010
 

¿DÓNDE ESTÁ EL MALETÍN?: LO QUE PUDO SER Y NUNCA FUE

“¿Dónde está el Maletín” de Raymond Gali, es un esbozo de una ucronía
o utopía histórica razonada…¿o no? Lo que pudo haber sido y nunca fue.
Nunca lo sabremos; lo que nos queda son las conjeturas…y este microrrelato
 
Lo que pudo ser y nunca fue

Lo que pudo ser y nunca fue

La cerradura del maletín chascó al teclear la contraseña correcta. Había guardado el secreto celosamente y los cinco trajeados abogados que le miraban incrédulos, desde el otro lado de la mesa, dentro del gigantesco rascacielos. Atar los últimos flecos legales antes de hacer pública la noticia que marcaría el Antes y el Después. No existían copias de las ecuaciones más que en su cabeza y en aquel misterioso maletín. No más guerras, hambre, sufrimiento y desigualdades. La Fuente Energética Universal cambiaría la historia de la humanidad. Lo había pensado en el meteorítico ascensor: Ese día cambiaría el mundo. Entonces, su mirada atravesó la estancia y se posó en el ventanal “¿Por qué ese avión volaba tan bajo en aquella mañana soleada de Septiembre del año 2.001?”

(c), 2002 Raymond Gali. Relato cedido por la revista Tiempos Futuros Future Times.
.
 
Safe Creative #1103160018607

LogoTwitter150x75Raymond Gali en Facebook

GRACIAS POR TUS COMENTARIOS

Sep 022010
 

HONG KONG 3089: DESAFÍO A LAS LEYES DE LA PROBABILIDAD

‘Hong Kong 3089’, del escritor Raymond Gali, es un sinvivir
de siete párrafos, en un escenario del futuro remoto.
 

Atravesar el mundo en una fracción de segundo

.

HONG KONG. Allí me encontraba cuando recibí el fatídico mensaje. La reunión del Consejo sería en el Mar de Weddell, situado dentro del Círculo Polar Antártico. Eso venía a significar unos doce paralelos por debajo de mi posición y por lo tanto, una burrada de kilómetros de distancia. No tenía alternativa. El Decodificador de Materia se erguía ante mi abstracto e insultante.

OBVIAMENTE la opción del Trasbordador había quedado descartada; veinte minutos era muy poco tiempo. Mi jefe, había perdido unos instantes de su existencia subrayando el hecho de que, si no asistía a la reunión, estaba despedido; toda mi carrera echada por la borda. No era justo. Él era consciente de mi Fobia y no obstante, insistió.

CIENTOS de años en funcionamiento sin un solo accidente avalaban al Decodificador de Materia, como el medio de transporte más seguro: el fruto de la técnica elevado a su máximo exponente. También, a su máximo exponente estaba elevado el pánico que yo sentía hacia el mencionado medio de transporte. Un ordenador analizaba la estructura molecular del ser vivo y el código genético del mismo. Después de esto, la máquina descomponía al sujeto en  átomos. Codificados, primero viajaron  por cable. Al perfeccionarse el Sistema, lo hicieron a bordo de ondas electromagnéticas. Estos podían salvar ciclópeas distancias con suma facilidad .

TODO eso de descomponer, analizar, enviar y descodificar, me parecían cosas estupendas, pero no eran unos verbos que me agradara se aplicaran con mi persona. Se decía que todo error técnico quedaba fuera incluso de todo planteamiento, pero yo no me dejaba de preguntar qué ocurriría si se producía un corte en el suministro eléctrico. El Decodificador de Materia de la plataforma del Mar de Weddell, no captaría la señal emitida desde este y mis átomos vagarían por el espacio para siempre. Un sudor frío cubrió mi frente en cuanto me invadió ese pensamiento. La azafata interpuso una maternal sonrisa cuando le planteé mis dudas:
-No tiene nada de que preocuparse. Decenas de relés de seguridad y acumuladores alternativos de corriente verifican que eso no pueda ocurrir. Existe tan solo una posibilidad entre cien mil millones de que la energía falle.

UNA posibilidad de entre cien mil millones. Eso me tranquilizó momentáneamente, pero cuando empecé a introducirme en la cápsula, el pánico se apoderó de mi de nuevo. Traté de pensar en algo que no fueran trozos de mi ser orbitando alrededor de la Tierra, una fila de átomos de mi cuerpo serrano de allí a la estrella Betelgeuse. Por ejemplo, los agradables vuelos en el Trasbordador Hiperatmosférico. Hasta ese momento siempre había logrado evitar al Decodificador gracias a los vuelos regulares. En cualquier caso los Transbordadores eran una especie en extinción.

MI cuerpo desnudo se estremeció al contacto de las frías placas que surcaban mi piel. El duro caparazón de la cápsula envolvía al “precioso” conjunto del que yo formaba parte. Si hubiera sido un claustrofóbico profundo no me habría importado lo más mínimo. Esa fobia sería una nimiedad comparada con la que me corroía las entrañas. La azafata me explicó morbosamente que, en centésimas de segundo el láser descompondría mi cuerpo. La velocidad de la luz se encargaría de que casi simultáneamente me compusiera en mi destino. Pedí que se callara cuando comprobé su intención de seguir explicándome con sadismo los pormenores de la carnicería. ¡Un momento! ¡Cien mil millones no eran tantos millones! Esa cifra rondaba mi mente con obstinación. Con la de seres que habían utilizado el Decodificador de Materia desde que se inventó…se estaba jugando con la ley de probabilidad de un modo muy peligroso. Sumido en estos pensamientos transcurrieron unos minutos largos como siglos. Ahora solo debía esperar un chasquido y en teoría me encontraría ya en el Decodificador de la Antártida.

!!!!!!! CLACK !!!!!!!

TENÍAN razón. El Decodificador de Materia nunca falló hasta probarlo yo. Probabilidades de que esto ocurriera: Una de entre muchos millones. Tampoco fallo jamás después de mi “viaje”. Probabilidades de que esto ocurriera: ninguna. ¿Como puede ser esto así? Muy sencillo. Permítanme que se lo explique. Ahora yo me encargo personalmente de que los relés no fallen todos a un tiempo. Se realizan miles de viajes cada hora y en todas partes, por lo que se supone que tengo que estar muy ocupado. Sin embargo, ello no representa esfuerzo alguno para mí. Puedo estar simultáneamente en todas partes y en ninguna. Aportar un poco de energía aquí y allá. Lo cierto es que me encanta ser un Ente Energético.

.

(c) OCTUBRE 1990- Revisión- ABRIL 2004.
(c), 1990 Raymond Gali. Relato cedido por la revista Tiempos Futuros Future Times.
 
 
Safe Creative #1103160018607

LogoTwitter150x75Raymond Gali en Facebook

GRACIAS POR TUS COMENTARIOS

Mar 312010
 
PLANETA 51: VENZAMOS EL MIEDO A LO DESCONOCIDO. ARRIESGUEMOS UN POCO (LEÑE)

“Si tiene familiares abducidos marque el 2”

Planet 51

“El futuro tiene muchos nombres: para el débil es lo inalcanzable,

para el miedoso, lo desconocido. Para el valiente, la oportunidad.”

Víctor Hugo

¡Por fin San Julio Verne, San Isaac Asimov, que presiden al alimón el Paraíso Celestial de la Imaginación escucharon nuestras plegarias!: Planeta 51 es un monumento artístico a la creatividad…, y ¡es español! (sí, sí, frótense los ojos y ponga cara de tonto). También es un enorme guiño a la almibarada USA de los 50 y sobre todo un maravilloso homenaje al celuloide de todos los tiempos, en especial al de ficción, para deleite supino de los cinéfilos hasta la médula. Los mimbres que trenzan Planeta 51 poseen detrás el laboriosísimo esfuerzo de las grandes obras, el trabajo artesanal preciso para alcanzar la excelencia. Leonardo de Vinci tardó tres años en pintar la Gioconda y Gabriel García Márquez más de un lustro en ensamblar El amor en los tiempos del Cólera. Por el contrario, desconocemos si algún cineasta, cantante o escritor de postín empleó una tarde o dos en perpetrar su gran obra maestra por la que se le conoce. Soy plenamente consciente de lo que es entregar muchos años de tu vida a un proyecto artístico (y no morir en el intento, pero casi). Planet 51, es una bella rapsodia a la imaginación, cuya trastienda entre billones de píxeles esconde sangre, sudor y lágrimas. ¡Olé y olé!

Nos enfrentamos a una película de una calidad técnica exquisita, casi sin parangón, con un guión entretenidísimo que encierra una moraleja cuya vigencia no tiene fecha de caducidad: ¡venzamos el miedo a lo desconocido! ¡Venzamos, por ejemplo, al miedo que produce un astronauta español en la corte del rey Obama I!,¿Es usted más infeliz que Calimero? ¿Su vida es soberanamente aburrida? ¿Tiene vocación de Puerta de Alcalá conformándose con ver pasar el tiempo? ¿Le gustaría dejar de ser una jodida seta y sentirse más vivo? Venza ya todos esos miedos que le atenazan, despoltrónese, des-a-gi-li-pó-lle-se en una palabra desmenuzadita para su más ágil comprensión: arriesgue un poco sin tanto temor a lo que vendrá, leñe. Los creadores de esta película lo hicieron: lo desconocido, en su caso, a lo que se enfrentaban era a crear primero unos estudios de cine ad hoc, una tecnología digital propia, asumir deportivamente que tardarían una semana en conseguir cada tres segundos de filmación, introducirse en el exclusivísimo y requetevip mercado americano, asimilar que las dificultades serían enormes. “Sí, ahora. Gracias”: es que he pedido a los de posproducción que suene algo épico mientras suelto la siguiente afirmación (“La B.S.O de Gladiator está muy bien, sí”): Los creadores españoles de Planeta 51fueron valientes, vencieron ese miedo lógico/cobardica a lo desconocido, arriesgaron y ganaron; y ganaron al margen, sin duda, de los resultados obtenidos en taquilla pues el estreno de la película puede considerarse un triunfo en sí mismo. ¿Qué es fácil disparar con pólvora del rey? Ummh, al parecer esta vez no.

¡Un momento!, ¡pare, pare, PAREEE!: si no ha visto Planeta 51 tómese un merecido break en este punto y después de visitar el cine siga leyendo…u opción B: no haga ni puñetero caso y apure ahora mismo la crítica carpediem-ando, que es gerundio. Simplemente recuerde: A ó B.

Pero volvamos a ese Planeta 51; volvamos a mundo allende nosotros, a tropocientos años-luz de la Tierra, de suaves y coloridas texturas en el que los ángulos rectos son proscritos (puertas, tanques, Cádillacs, y hasta las constelaciones de su mapas celestes tienen formas curvas). Sus habitantesandanrevolucionaditos perdidos por la llegada del extraterrestre, el capitán Charles T. Baker, que dice estar en el Facebook y parece el primo segundo del bueno de Buzz Lightyear; no dan crédito a lo que está sucediendo. A pesar de tener su rudimentario programa S.E.T.I. (quizás homenaje a Zemekis) de búsqueda de vida inteligente fuera del planeta, convencidos hasta sus puntiagudas y verdes orejas que su universo pre-copernicano posee un tamaño de 500 kilómetros y 1.000 estrellas flipan en al menos 32 millones de colores al conocer al humano. Cuando el supuesto alienígena (más americano que la Estatua de la Libertad y el Big King XXL) pisa el planeta no tiene reparos en tararear la música de fondo de 2001 emocionado; me comunica mi chivato celestial que se tiene constancia que Clarke y Kubrick se troncharon desde allá arribota al ver esa escena.

El guirigay que se origina a continuación tiene como protagonistas, desde el lado terrestre del cuadrilátero al intrépido astronauta y a su fiel escudero sideral-un Sancho Panza estelar, un rover llamado Robert- que podría ser Wall-E, pero también un R2-D2 tuneado o sus padres cinematográficos, cualquiera de los entrañables robotijos de Naves Misteriosas; en todo caso de un tamaño más manejable que su tatarabuelo Robby, del Planeta Prohibido. Jugando en casa, en la otra esquina, tenemos a una preciosa señorita ovípara, cuyos carnosos labios recuerdan a los de su propia dobladora norteamericana, Jessica Biel (aunque quizás más a los de otra heroína del celuloide, la pluscuamperfecta tocaya Alba). Ella tiene un amigo hippioso con su fregoneta Volkswagen que irradia paz y amor pero la chica no llega a ser tan rebelde como Barbra Streisand en Tal como éramos. Le ronda un atolondrado jovenzuelo verdoso pues ella le pone lo de abajo arriba y lo de arriba abajo. Como alter-ego del rover Robert-que mea aceite- tenemos a un fantástico perrito con cabeza de alien, nada evil como su primo de zumosol, pues rebosa bondad aunque (éste) mea ácido, jodiendo las farolas allá donde va. Ah, que no se me olvide: y Jack Nicholson o Gene Hackman (elijan ustedes, alguien que cuando se pone marcial no hay quien le chiste) se pixelaron para encarnar al general malo malísimo que persigue sin tregua a nuestro héroe terrestre, o a uno de los dos actores me recordaba el pollo de uniforme lleno de galones y bastante cabroncete.

Los guiños cinematográficos se prodigan velocidades próximas a la de la luz; se extienden no sólo a la serie B sino a todo el abecedario, por lo que hay que estar muy muy atento para pillarlos todos en un divertido juego para toda la familia, para el niño y la niña: seguro que se me escaparon un montón.  Todo quizás comience cuando la señal que llega a los aparatos de radio del Planeta 51 empieza a fluctuar, avisando que algo sobrenatural está a punto de suceder, y sino que se lo digan a Richard Dreyfuss en Encuentros en la tercera fase: en Planeta 51 City tienen un problema, sin duda, porque el terror vendrá del espacio exteriory podría originar una Guerra de los mundos. Una invasión que se producirá no por una Mujer de 50 pies, ni de un Joda de mil años, sino de un humano Elegido para la gloria. Pero al final, tras persecuciones vertiginosas incluso en bicicleta, tras incluso Cantar bajo la lluvia de piedras tipo Gene Kelly, tras creerse infectados por un virus alienígena que posee su cuerpo, la cosa al final no se queda ni en un Mars Attack de coña, ni eso, porque nuestro Buzz Lightyear tuneado y repixelado es muy fanfarrón, más chulito que un ocho tumbado… pero buena gente. El bombardeo audiovisual por tierra, mar, aire y espacio es despiadado y los cinco sentidos deben estar alerta para correlacionar en nanosegundos la iconografía cinematográfica de Planeta 51 con la nuestra, con una Marilin ToMorrow verdosilla pero igual de sexi a la que también se le levantan las faldas (o la Tentación vive MUY arriba),  la ventosa en la frente del prota con Toy Story,  las gafas destroyer y el “Sayonara baby” del cyborg más famoso de la historia del cine y si incluso uno tiene el oído (y la memoria) muy finos puede correlacionar el sonido del los coches ingrávidos (allí casi todo lo es) del Planeta 51 con el de las cuadrigas atómicas de Star Wars Episodio I, aunque esto ya es para nota (o paranoia mía), y…bufff…y mucho, mucho más: el ejercicio es tan agotador como gratificante, se lo aseguro…

Quizás sea todo esto una excusa para su re-visionado de la movie, que no me importaría pues está plagada de millones de detalles/segundo (¿o eran polígonos?) imposibles de asimilar. Por eso recomiendo estar muy muy atentos: tómense un café cargadito o algo y no pestañeen durante 91 minutos. Of course, reto a los valientes con buena memoria que plasmen en los comentarios de esta crítica más guiños cinematográficos que a un servidor se le hayan colado…que serán unos cuantos.

Como han podido comprobar no he entrado a valorar en ningún momento el guión de la película, pues hoy se me antoja ejercicio tan evitable como subjetivo, y no me apetece compararla con otras producciones anteriores porque considero que Planet 51 es, sencillamente, otra cosa: véanla y decidan por sí mismos. Sólo puedo afirmar me he partido de risa como el niño que soy, como el niño que fui y que me ha entretenido mucho.

Termino diciendo que todo lo anterior expuesto no es más que la punta del iceberg (o de la nave comandada por Charles T. Baker). Ese astronauta dio un pequeño paso para un hombre, pero un gran salto-no sé si para la humanidad- pero sin duda enorme para la industria de la animación española. Por favor, animémosles a dar muchos más saltos, pues sus creadores constituyen un oasis de talento en medio de un desierto de mediocridad. Lo dicho: ¡olé!

(c), 2010 Raymond Gali.

.
 
Safe Creative #1103160018607

MÁS EN facebook  PINCHANDO AQUÍ

GRACIAS POR TUS COMENTARIOS

Content Protected Using Blog Protector By: PcDrome.