May 282010
 

CONTACT (1997): EL SUEÑO AZUL DE CARL SAGAN

“Sois una especie interesante…
El vacío se ha hecho soportable porque
nos tenemos los unos a los otros”
INTELIGENCIA EXTRATERRESTRE

(1)-“Es tan hermoso. Es poesía. Debieron enviar a un poeta”-susurra la astrónoma Ellie Arroway (Jodie Foster) cuando contempla un amanecer galáctico en todo su esplendor, desde su no tan pequeña monoplaza de diseño extraterrestre. Durante su maravillosa epopeya y fruto de una genialidad (avalada en una base científica) que impide parpadear al espectador si no quiere perdérselo, ella se desdobla fugazmente en otro yo, en la niña que fue, que le habla desde el otro lado del tiempo. Si uno tose también se lo pierde.

(2)-“¿Cree usted en Dios, doctora Arroway?”
El teólogo Palmer Joss (Matthew McConaughey) la quiere lo suficiente como preferir que ella se quede en la Tierra, por lo que dispara tal envenenado dardo en la comisión encargada de seleccionar al viajero y cuya respuesta la descartará “ipso-facto”. La artimaña causa el efecto esperado en beneficio del doctor David Drammin … (Tom Skerrit) que salió tan traumatizado de la nave de Alien, el octavo pasajero, que ello le convirtió en un ser ambicioso y sin escrúpulos, a la sazón, el malo “light” del film.
(3)-“Papá, ¿podríamos hablar (a través de la radio) con mamá (fallecida hace tiempo)?”
-“Ni la radio más potente podría llegar tan lejos”

La muerte prematura de su padre, quien le enseñó a amar a las estrellas y …¡¡con el que se volverá a encontrar!! la empuja más todavía hacia su objetivo, buscar vida extraterrestre inteligente, buscar respuestas. “Si estuviéramos solos…¡Cuánto espacio desaprovechado!” (Frase citada con perfecta simetría, al comienzo, en el ecuador y al final del film)

Tres botones de muestra.

El gran Eduardo Punset en su libro “El viaje a la felicidad” concluye que las emociones son claves en cualquier proyecto humano. La emoción presidió la vida del científico alma del film, Carl Sagan, que falleció antes de su estreno probablemente para contemplarlo desde el otro lado del universo, donde la calidad de imagen y sonido son muy superiores a las digitales de alta resolución y Dolby Surround terrestres. La emoción preside la película que no en vano ganó el prestigioso premio Hugo de Ciencia-Ficción a la mejor representación dramática. “Después del silencio, lo que más se acerca a expresar lo inexpresable es la música.” Los autores de la película le hicieron caso a Aldous Huxley y la usaron con profusión para transmitir emociones, sensaciones, sentimientos, entelequias inexpresables por otros medios. Casualidades, en realidad, hay pocas y que la protagonista sea una mujer no es una de ellas. Dicha mujer realiza quizá una de sus mejores interpretaciones, aunque puede que carente del 100% del mérito que se le presupone: Jodie Foster se interpreta a si misma, a la niña prodigio que en verdad fue. Por cierto, James Woods (otro niño prodigio) y Angela Bassett, soberbios también.

A tenor de lo anterior podría concluirse que ‘Contact’ es todo corazón y carece de rigor; nada más alejado de la realidad: El armazón sobre el que se sustenta (la novela de Sagan) da como resultado una solidez científica poco habitual en otras producciones de ciencia ficción, a pesar de que el guión cinematográfico no se ajusta al texto original del autor de “Cosmos”. Se trata de la película que harían los científicos si fueran cineastas, que en verdad fabricaron los segundos avalados, marcados muy de cerca, por los primeros: ‘Contact’ es una película, salvo algunos errores menores, perfectamente correcta desde el punto de vista científico. Quizá la más correcta jamás filmada. Esto, tras miles de películas de ciencia-ficción de todos los tiempos es de una dificultad mayúscula. Puede sonar presuntuoso y/o cuestionable si esto lo dice un crítico cinematográfico pero guardo un as en la manga, ale, como estas declaraciones Instituto SETI: “A pesar de las pequeñas objeciones, no hay duda de que ‘Contact’ es indescriptiblemente más exacto en su representación de SETI que cualquier película hecha en la historia de Hollywood”.

Claro. Carl Sagan se nutrió de los conocimientos de Kip Thorne, destacado físico relativista, para diseñar un sistema posible de ‘agujeros de gusano’ para viajar entre dos puntos distantes del cosmos. Los asesores de excepción fueron el propio SETI, el JPL (Laboratorio de Propulsión a Chorro de Pasadena), el VLA (Very Large Array), el Instituto Californiano de Tecnología, entre otros. Zemeckis, hijo creativo de Steven Spielberg y que dirige la obra de forma magnífica, dijo que su objetivo fue “crear una representación absolutamente realista de un maravilloso evento”. (Incluso un personaje se basó en un investigador real ciego, Ken Clark). Como pueden comprobar aquí nadie necesitó abuela aunque, probablemente, las abuelas de todos ellos estarían sinceramente orgullosas del resultado. Por cierto, no olvidemos que Robert Zemeckis es nada más y nada menos que el genio de (agárrense) “Tras el corazón verde”, la saga de “Regreso al futuro”, “¿Quién engañó a Roger Rabbit?”, “Forrest Gump”, “Naufrago” y, entre otras y de propina, tres joyas maravillosas de la animación: “Polar Express” “Beowulf” y “Cuento de Navidad”. Ahí es nada.

Al margen de los planos emocional y científicos el film es extraordinariamente plausible, verosímil, perfectamente creíble. A John Lennon le asesinaron y probablemente le volvieran a asesinar mil veces en mil vidas que viviera. El circo mediático y social previsibles, el mecenas señor Hadden, (el ángel de la guardia que todos quisiéramos para sí), el absurdo blindaje militar, todos tan alejados de la idiosincrasia europea no deber de distraernos ni sedimentar juicios precipitados: La historia se desarrolla en un lugar llamado Estados Unidos, con sus grandezas e infantiles flaquezas, que a estas alturas de la película, todos conocemos. Nos guste o no, ellos son así. Además todo cuadra: La miseria humana es la que ejerce de barrera ante las civilizaciones extraterrestres, mellada apenas por imperceptibles arrebatos altruistas. Que no estamos preparados socialmente, vaya, aunque todos conozcamos a pequeños héroes individuales maravillosos. Pero aquí, como en el basket, jugamos en equipo.

Contact’, igual que 2001 y a diferencia de Blade Runner (que provoca una unanimidad aplastante), llega o no llega. Toca la fibra más sensible o deja indiferente. Si lo hace, además de vivir una experiencia fabulosa de dos horas y veinticuatro minutos, el espectador se va a dormir con otro regalo maravilloso: La película deja una huella indeleble en el yo más profundo que permanece, al menos, varios años. Imborrable o fungible, that’s the question. Los interrogantes que abre, las implicaciones filosóficas que plantea, quedan latentes en nuestra memoria, hibernados, y se descongelan de vez en cuando asaltándonos a traición. Y cuando lo hacen nos recuerdan nuestras coordenadas insignificantes y nuestro tamaño absoluto: Perdidos y pequeñitos, muy pequeñitos. (“Los que construyeron el sistema de teletransporte fueron otros que desaparecieron hace mucho tiempo…” ¿ehhh? Mmm, esto me supera) Un crítico anónimo, un ‘blogero’ si se quiere, Loganxxx, dijo de la película, creemos que de forma muy precisa: “No es una película apta para cualquiera, es demasiado sublime y plantea preguntas que muchos no se formulan porque ni entienden los conceptos que las integran”.

Pero el verdadero debate se desarrolla durante la filmación y va mucho más allá de la vigencia del film en nuestras neuronas. Ciencia versus religión, abre el viejo litigio casi clásico, platónico-aristotélico, fe ó razón, quedando ambas corrientes amalgamadas en un glorioso (ó políticamente correcto, según se mire) empate técnico. Ellie Arroway tiene muchas preguntas ante la inteligencia extraterrestre, pero ésta le pide paciencia; la ciencia es la que le ha llevado hasta allí pero es fe ciega lo que se trae de allí debajo del brazo uillermo de Ockham, fraile franciscano del siglo XVI enunció un ‘principio científico’ que asoma sus orejas en ‘Contact’, “En igualdad de condiciones, la explicación más sencilla es la verdadera”. Una película de soberbio guión y soberbiamente dirigida, interpretada, producida y documentada probablemente sea una soberbia película. No le busquemos tres pies al fraile.

A UNO DE MIS MAESTROS, A CARL, OF COURSE
(c), 2010 Ramón Galí. Crítica cinematográfica cedida por la revista Tiempos Futuros Future Times.
.
Safe Creative #1103160018607
.

MÁS EN  PINCHANDO AQUÍ

GRACIAS POR TUS COMENTARIOS

  4 Responses to “Contact (1997): El sueño azul de Carl Sagan”

  1. José Alfonso,

    Gracias como siempre por tu comentario. Me temo que la de “Brazil” va a ser mi última crítica por un tiempo. Tengo dos o tres artículos pendientes del (nuevo) epígrafe “Music & Books” y los personajes de mi nueva novela con el careto por el suelo debido a que no les hago todo el caso que debería.

    James Woods, si no es la clásica leyenda urbana que rula por la red, tiene un coeficiente intelectual brutal, de 180, y ello implica que sería igual al de Miguel Ángel Buonarroti y superior al Platón (170), Beethoven (165), Darwin (160), Mozart (165), Bill Gates (160), Albert Einstein (160) o Stephen Hawking (160). En fin, reconozco que es extraño pero lo llevo leyendo toda la vida, de muchas fuentes diferentes. Por cierto, sale de secundario y jovencísimo en “Tal como éramos” junto a Streisand y Redford, hecho un pipiolo.

    Jajaja, comparto plenamente la urticaria que te provoca Matthew McCounaughey; y le llamaban el nuevo Paul Newman: ¡¡unas narices!! No he visto la peli que dices pero sólo me gustó realmente en una de Sci-Fi cuyo nombre no recuerdo, en la única que no hace de guaperas. El propio físico de Jodie Foster creo que la ha limitado y condicionado como actriz, muy irregular, aunque creo que en ‘Contact’ desempeña su papel muy correctamente.

    Reconozco que esta película, a diferencia de otras que he comentado, es especialmente comercial, y quizás sea eso lo que te eche para atrás. Justo al contrario, existe un factor en mi caso que quizás haga que no la juzgue con toda la objetividad con la que debería, y es que se basa en un libro de mi idolatradíiiisimo Carl Sagan.

    Y admito también que tienes razón con “Blade Runner”: no gusta absolutamente a todo el mundo (que San Ritley me perdone, oh San Ritley, te queremos y adoramos…). Un porcentaje la tilda de oscura y opresiva. Es cierto.

    Gracias de nuevo por tus acertadas palabras (qué buena la de “Tras el corazón verde”) y por avisar del ciclo de los genios del humor británico. Un abrazo cinematográfico.

  2. Con una semana de retraso, te hago un comentario a esta. De primeras una pregunta ¿James Woods niño prodigio? Algo me he perdido. He de reconocer prejuicios hacia esta película. Recuerdo verla en el cine Callao estrenada y sin decidirme a ir a verla.
    Matthew McCounaughey me provoca urticaria excepto en ‘Tiempo de matar’ y un trailer con la gran Jodie Foster en plan pitufo filosofo me echo para atrás.
    He de reconocer al director como uno de los mas atrevidos del cine moderno. Reniego de experimentos tipo Beowulf pero me encanta si se emprende en aventuras tipo ‘Tras el corazón verde’ -infravalorada- o joyas como ‘Naufrago’ o ‘Forrest Gump’.
    En tu crítica, haces ver como si presentara a la ciencia como muy cercana, lo que me haría acercarme mas a ella. No me gustan aquellas cuyo guión parece sacado de la Biblioteca de la facultad correspondiente. El presentar avances tecnológicos como algo no tan lejano, a modo ‘2001’ -Blade Runner no la veo tampoco tan unánime aunque si quizá no tan radical la postura de la gente de a pie.
    La verdad que con tus críticas, me haces interesarme un poco mas por esos temas científicos.
    Estupenda critica y a por la de los Monthy (por cierto, esta semana habia ciclo en el Bellas Artes).

  3. Lourdes,

    Gracias por tu amplio comentario. Es cierto que la película se ubica en la misma frontera de la ciencia, en ese territorio maravilloso que llamamos ciencia-ficción o ciencia especulativa. Y claro, para que llegue, para que le resulte verosímil tiene que dejar el espectador los prejuicios en la puerta del cine.

    Fabulosa cita la que mentas de nuestro amado Einstein. La verdad es que me lo has puesto muy muy fácil y pido por adelantado perdón por la autopromo, pero no puedo resistir la tentación de recomendarte la novela ‘Hypatia y la eternidad’ (http://www.hypatiaylaeternidad.com). Y tengo esta osadía (este morro, hablando en plata) porque desde la primera página hasta la última aborda esa dicotomía que mencionas, religión vs ciencia, por un lado, y porque uno de los personajes que llenan sus páginas es nuestro idolatrado Alberto de Ulm. Y no es casualidad. Creo que ‘Contact’ tuvo mucha culpa de ello.

    Saludos muy cordiales y gracias de nuevo

  4. Creo que una película, un libro, o cualquier tipo de información novedosa que pueda llegar a “romper antiguos esquemas” o “cristalizaciones” debe observarse con los ojos de quién mira el mundo por primera vez, es decir, si tengo una mente llena de antiguos conceptos -pueden ser acertados o no- no estoy en disposición de asimiliar -o al menos valorar- los nuevos, o lo que es lo mismo, el partir de unos prejuicios sobre algún tema, nos cierra la mente en banda para poder incluir nuevas ideas o experiencias.
    Intuyo que la persona que se acerca a ver una película como “Contact” a no ser que se haya despistado mucho, al menos, esta receptiva a ver lo que el film trata de mostrar, ya que intenta generar una apertura de mente, e introducir una idea que no es novedosa, pero que generalmente hoy en día todavía es rechazada porque no esta formalmente sustentada por una base científica que la apoye.
    La cuestión es que la aparente desarmonía que se da en al plantear la idea: ” religión versus ciencia” se esta trabajando y cambiando con películas como esta.
    Lo cierto es que mi científico favorito ya lo decía “Cuanto más se del Universo, más cerca me siento de Dios”(Albert Eistein) y por algo será.

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(requerido)

(requerido)

Content Protected Using Blog Protector By: PcDrome.